Vol. 5, núm. 1 y 2 (2005). Visibilizando las facetas ocultas del movimiento de mujeres, el feminismo y las luchas por la ciudadanía femenina en Costa Rica (1890-1953).

Description
El principal objetivo de esta artículo es contribuir a historizar, desmitificar y visibilizar algunas de las principales facetas ocultas, acerca de los orígenes y desarrollo del movimiento de mujeres y el feminismo y su papel en los procesos de

Please download to get full document.

View again

of 26
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Pediatrics

Publish on:

Views: 4 | Pages: 26

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
   1 VISIBILIZANDO LAS FACETAS OCULTAS DEL MOVIMIENTO DE MUJERES, EL FEMINISMO Y LAS LUCHAS POR LA CIUDADANÍA FEMENINA EN COSTA RICA (1890-1953) Dra. Eugenia Rodríguez S. Catedrática Escuela de Historia Universidad de Costa Rica RESUMEN El principal objetivo de esta artículo es contribuir a historizar, desmitificar y visibilizar algunas de las principales facetas ocultas, acerca de los orígenes y desarrollo del movimiento de mujeres y el feminismo y su papel en los procesos de cambio socio- político y en las luchas por la ciudadanía femenina en Costa Rica entre 1890 y 1953. Descriptores:  Mujeres. Participación política. Feminismo. Movimiento de Mujeres. Ciudadanía. Costa Rica. Siglo XX. "…no es una novedad la mujer en la política; siempre la mujer ha tenido sus opiniones políticas y ha trabajado y llevado entusiasmo allí, donde la indiferencia de los hombres es lo que brilla… Hasta ahora la política la hemos hecho ilegalmente y el hombre no se había opuesto. ¿Por qué no hacerla legalmente? ¿No sería más correcto?…"  (Sara Casal,  La Tribuna,  27/1/1925:6)  INTRODUCCIÓN El principal objetivo de esta artículo es contribuir a historizar, desmitificar y visibilizar algunas de las facetas ocultas sobre el desarrollo del movimiento de mujeres y del feminismo y su papel en los procesos de cambio socio-político y en las luchas por la ciudadanía femenina en el ámbito urbano costarricense entre 1890 y 1953. Además, se   2  propone una periodización tentativa sobre el desarrollo del movimiento de mujeres en dicho período, la cual se elaboró con base en dos cronologías, una sobre la participación  política y otra sobre las luchas por la ciudadanía femenina (Véase Cronologías en Sección Documental). 1  Estudios recientes, han demostrado que la participación de las mujeres en la dinámica política tiene una larga trayectoria, la cual es mucho más visible en diversas coyunturas políticas como la independencia, las guerras civiles, movimientos sociales y revolucionarios, y particularmente en las primeras décadas del siglo XX, al calor de la efervescencia socio-política y electoral, la emergencia del feminismo y la lucha sufragista y de la expansión de la educación femenina y de la prensa de la época (Rodríguez 1999a, 1999b; Lavrin 1995; Besse 1996).   Sin embargo, la historia tradicional ha contribuido a invisibilizar el aporte femenino como sujeto histórico y a presentar una imagen de las mujeres como agentes sumisos y  pasivos replegados en la esfera doméstica, incapaces de ejercer un papel activo y contestatario ante las desigualdades de la sociedad patriarcal, en los movimientos sociales y como miembras de organizaciones y de los partidos políticos (Rodríguez 2000).   Además, en la historia política tradicional ha predominado un enfoque que excluye las luchas de las mujeres por diferentes reinvidicaciones, debido a que exalta las figuras políticas masculinas, el recuento narrativo de los hechos políticos y el papel de las instituciones de gobierno (Taracena 1996; Samper 1996; Luna 2003: 13). Asociado con estos mitos está el de que las conquistas de las mujeres por mejores condiciones sociales, de espacios, derechos civiles y políticos y del derecho al sufragio, han sido producto de una concesión de los políticos hacia las mujeres, debido a su amplia  participación en conyunturas socio-políticas particulares. No obstante estas conquistas   3 fueron producto de una ardua y prolongada lucha llena de avances, retrocesos y contradicciones. Pero, estas limitaciones en la forma en como se han abordado dichas problemáticas no solo son propias de la historia tradicional, ya que también en algunos estudios recientes sobre el movimiento de mujeres en Costa Rica, el feminismo y la ciudadanía,  pareciera prevalecer una mirada anacrónica de la historia, es decir del análisis del pasado con criterios del presente. Como resultado de ello, nos encontramos con planteamientos  presentistas y ahistóricos, que tienden a: 1) ignorar que el desarrollo del movimiento de mujeres es producto de un largo proceso histórico, que arranca desde fines del siglo XIX y no desde mediados de la década de los ochenta; y 2) a invisibilizar el carácter histórico específico de las diversas etapas de lucha por la ciudadanía y del movimiento de mujeres y feminista, las cuales estuvieron determinadas por un contexto histórico específico. Este tipo de planteamientos se pueden apreciar en algunos estudios sobre el movimiento de mujeres en Costa Rica, como por ejemplo el de Lorena Camacho y Lorena Flores en el libro  Movimiento de Mujeres en Centroamérica  (Camacho y Flores: 1997: 447-511). Estas autoras reconocen la existencia y activa participación de importantes organizaciones de mujeres antes de la década de los ochenta, las cuales lucharon entre otras cosas, por el sufragio femenino, la defensa y el respeto del proceso electoral, por la tierra y la vivienda, etc. No obstante, este conjunto de importantes organizaciones no califican como movimiento de mujeres, porque “…la mayoría de estos esfuerzos e iniciativas no lograron tener permanencia y continuidad, ni tampoco la movilización de otro s sectores de mujeres más allá de los que se convocaban…” (Camacho y Flores 1997: 462). También, las luchas y movilizaciones no se articularon en torno a la cuestión de género frente a la de clase. En consecuencia, para Camacho y   4 Flores el srcen del movimiento de mujeres es de reciente data, desde 1985, debido a que “…un aspecto decisivo que da pie para hablar de un Movimiento de mujeres a partir de este momento, es la cuestión de género frente a la de clase, es decir, la movilización de las mujeres en razón de necesidades comunes y específicas derivadas de su condición de mujeres, independientemente del sector o clase social a la que pertenecían…” (Camacho y Flores 1997: 462). En concecuencia, aceptar este tipo de planteamientos implica no solo aproximarnos ahistóricamente a lo que ha sido el proceso de desarrollo del movimiento de mujeres, sino también hasta cierto punto invisibilizar el aporte de las luchas femeninas anteriores al período de 1985, porque las organizaciones de mujeres no compartían ni habían avanzado en la construcción de una agenda de género y, porque al igual que en el  presente (Sharrat 1993: 56-58; Lau 2000: 14-16; Vargas 1996: 105-107), tenían tensiones entre ellas y problemas para dar continuidad y sostenibilidad a sus agendas de lucha convocando a un grupo más amplio de mujeres (Rodríguez 2002c: 98, 100-101). Como veremos más adelante, en contraste con los planteamientos de Camacho y Flores (1997), este proceso de toma de conciencia de una agenda de género compartida, solo es posible a través de un largo proceso de lucha y de redefinición de los objetivos de las organizaciones femeninas, de las experiencias de las mujeres como sujetos histórico- políticos y de la construcción y transformación de las nociones de ciudadanía, las cuales obedecen a contextos históricos, culturales y socio-políticos específicos (Valdés 2000: 31-32, 43-108). En este sentido, la evidencia encontrada en al menos 42 investigaciones históricas elaboradas desde los años ochenta hasta el presente (Rodríguez 2003d, 2004a, 2004b, 2004c), tiende a demostrar que el movimiento de mujeres tuvo diferentes etapas   5 y agendas de lucha, las cuales obedecieron a contextos históricos, culturales y socio- políticos específicos. Con base en estas investigaciones y en la elaboración de dos cronologías sobre la  participación política y las luchas por la ciudadanía femenina, en el presente artículo  proponemos una periodización tentativa sobre el proceso de desarrollo del movimiento de mujeres, el feminismo y las luchas por la ciudadanía, la cual espera poder ser mejorada en futuras investigaciones. Básicamente, en este proceso se podrían distinguir tres grandes etapas: 1890-1922, 1923-1952 y 1953-1985. La primera etapa de 1890-1922, estuvo marcada por la emergencia de las políticas sociales y de instituciones destinadas a enfrentar la problemática social, y por una intervención activa de las mujeres en las labores filantrópicas y en la creación de diversas organizaciones y proyectos. La segunda etapa de 1923-1952, se caracterizó por el auge de las políticas sociales, la efervescencia socio política, y la formación de organizaciones femeninas, feminista (Liga Feminista), gremiales y de los partidos políticos (Partido Reformista, Partido Comunista), factores que incentivaron la creciente participación y organización de las mujeres. También, esta etapa estuvo marcada por la fundación de una nueva organización de mujeres vinculada al Partido Comunista, que aunque proscrito en 1949, empleó entre otras estrategias la promoción de la organización y movilización femenina, articulada a través de la “Organización de Mujeres Carmen Lyra” fundada en 1949, la cual luego en 1952 toma el nombre de “Alianza de Mujeres Costarricenses” (AMC) (Alvarenga 2004). En el tercer período de 1953-1985 se entra a una nueva etapa, en la cual a partir de 1949 las mujeres pueden ejercer el voto, elegir y ser electas, y en 1950 incorporarse como electoras a nivel local y en 1953 como electoras a nivel nacional, y tener acceso a
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks