Sobre Concurso y consorcio: letras ilustradas y letras románticas , de Russell P. Sebold (Salamanca, Ediciones de la Universidad de Salamanca, 2010)

Description
Sobre Concurso y consorcio: letras ilustradas y letras románticas , de Russell P. Sebold (Salamanca, Ediciones de la Universidad de Salamanca, 2010)

Please download to get full document.

View again

of 7
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Cognitive Psychology

Publish on:

Views: 3 | Pages: 7

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
   Castilla. Estudios de Literatura , 1 (2010): XXXVII - XLIII ISSN 1989-7383 R  USSELL P.   S EBOLD , Concurso y consorcio: letras ilustradas, letras románticas , Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca (  Acta Salmanticensia . Estudios Filológicos, 329), 2010, 270  págs. En mayo de 1998, Russell P. Sebold publicó en el diario  ABC   un artículo titulado “Las delicias del jubilado” en el que escribió: “ El nuevo aliciente de vida tan necesario en la tercera edad se ha de  buscar en ocupaciones que le lleven a uno a aspirar a más futuro. Aparte de los pasatiempos, las causas sociales y las organizaciones caritativas a las cuales puedes dedicar tus esfuerzos, también puedes seguir activo en esos ejercicios de tu profesión que siempre cultivabas individualmente: por ejemplo, la lectura, la investigación y la escritura, sean de tema literario, científico, socio-económico, médico o  jurídico. Y si estas tareas eran antes en ti una pasión, ningún momento mejor que el presente para dejar que se redoble el ardor de esa  pasión.”  No puede haber mayor correspondencia entre lo escrito allí y lo hecho por este ilustre dieciochista desde que dejó, por esas fechas, de dar sus clases de literatura española en su querida Universidad de Pennsylvania y fue distinguido en su jubilación como catedrático emérito. Era el comienzo del verano de 1998 y el volumen de su  producción bibliográfica publicada desde entonces resulta apabullante y confirma que, como Sebold dice en ese mismo texto, al fin y al cabo, “ la jubilación no parece tan difer  ente de la llamada vida activa.”  En los doce años que han transcurrido desde aquello, Russell P. Sebold ha publicado la edición, en colaboración con Jesús Pérez Magallón, del libro de Francisco Gutiérrez de los Ríos, conde de Fernán Núñez,  El hombre práctico, o discursos varios sobre su conocimiento y enseñanzas (Córdoba, CajaSur), en 2000, el mismo año en el que apareció su edición de las Cartas Marruecas. Noches lúgubres ,   de Cadalso, en la colección Letras Hispánicas de Ediciones Cátedra. Un sello que también acogerá ediciones y reediciones de otros textos fundamentales de nuestro siglo XVIII elaboradas por este hispanista: en 2005, la republicación revisada de su pionera edición -de 1971- de la  Numancia destruida  de Ignacio López de Ayala; en 2008, la reedición de  La Poética  de Luzán y la de  El delincuente honrado de Jovellanos; en 2010, la edición del Teatro srcinal completo  de Tomás de Iriarte. Y, además, al tiempo que han seguido apareciendo artículos en diferentes revistas del ámbito hispánico,    XXXVIII   Russell P. Sebold ha reunido en volúmenes la mayor parte de sus contribuciones dispersas en publicaciones científicas sobre muy diferentes aspectos de la literatura española, sobre todo, de los siglos XVIII y XIX. Así, en 2001, apareció su libro  La perduración de la modalidad clásica. Poesía y prosa españolas de los siglos XVII a XIX,  en Ediciones Universidad de Salamanca, que es la que le concedió ese año el Premio Internacional Elio Antonio de Nebrija. En 2002, su libro  La novela romántica en España. Entre libro de caballerías y novela moderna (Ediciones Universidad de Salamanca), que recogía, con un capítulo inédito, los artículos escritos por Sebold sobre la novela de la primera mitad del XIX. En 2003 fue el libro  Lírica y  poética en España, 1536-1870 (Ediciones Cátedra) y al año siguiente reunió todos sus artículos para el periódico bajo el título de  Ensayos de meditación y crítica literaria (recogidos de las páginas del diario «ABC») , que le editó también la Universidad de Salamanca, y en el que se incluyó ese artículo sobre su vida de aprendiz de jubilado. Por último, en 2007 apareció su obra  En el principio del movimiento realista. Credo y novelística de Ayguals de Izco  (Ediciones Cátedra), y tradujo al inglés las  Noches lúgubres  de su amigo Cadalso en una  bella edición de University of New Mexico Press en Albuquerque. Además del volumen que nos ocupa, suponemos que falta alguna mención en esta actividad que no cesa, pues nos consta el anuncio de  publicación de una edición de  El dios del siglo,  la novela de Jacinto de Salas y Quiroga, a la que alude R. P. Sebold en su revelador capítulo “ El aliciente de las novelas cursis. Ejercicio sano para críticos hastiados” , un título que lleva el  sello Sebold  . El volumen que nos ocupa es uno más de esa útil especie que reúne trabajos aparecidos en muy diversos lugares y que ahora se tienen a la mano: Concurso y consorcio: letras ilustradas, letras románticas.  Doble título bimembre en cada una de sus dos partes, la literaria y la literal .  Ésta informa sobre los dos tramos cronológicos más frecuentados por Sebold en sus investigaciones: el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX. La otra, la de índole más connotativa en su título, parece que quiere subrayar lo que el libro tiene de reunión y concurrencia de autores y textos en los pacíficos asedios intelectuales de un sabio lector de la cultura española. No creemos que sea descabellado traer aquí -en el comentario de un libro de quien llegó a dedicar a sus “amigos de toda la vida”  Nuño y Tediato su citada edición de Cartas Marruecas. Noches lúgubres - que Cadalso escribe “Agradable concurso”  en uno de los monólogos de su    XXXIX    personaje en la segunda noche. Y que consorcio es una palabra que utiliza con el sentido de unión  doña Ambrosia en  La señorita malcriada  de Tomás de Iriarte -otro texto editado por R. S. Sebold-, y que es también familiar para los lectores de este investigador que tanto ha buscado la confluencia y la relación entre movimientos y tendencias artísticos.  No en vano, a este juego de dualidades se incorpora la pareja conceptual de evolución  y exaltación , que, además, se lleva al prefacio d el libro: “ Sob re la evolución y la exaltación” , en el que el profesor Sebold considera que “ la única forma satisfactoria de estudiar la historia de los géneros, los movimientos y los estilos literarios es la de enfocarlos como una continua evolución, mejor dicho, como numerosas evolu ciones continuas y simultáneas.”  (pág. 9). Esto hay que aplicarlo, lógicamente, a su interpretación del  paso  del neoclasicismo al romanticismo. Por su lado, exaltación  se usa, libérrimamente, como consolidación,   “ consolidación de las nuevas convenciones románticas ensayadas ya en el nunca suficientemente apreciado Siglo de las Luces.”  (pág. 11). En la presentación de esta otra cara -como en los antiguos discos de vinilo- de su libro, el autor de  El rapto de la mente  recuerda a Azorín y su cabal conocimiento de nuestro siglo XVIII -Enrique Rubio publicó en 1993 un artículo, hoy también en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, en el que desarrolló la atención de Azorín a las letras románticas españolas-, que alaba por su acierto y por su carácter casi primicial, sin desaprovechar la ocasión para la andanada contra la  Historia del romanticismo en España   de J. García Mercadal, “ un manual que estaba ant icuado antes de haberse escrito” , en el más puro estilo Sebold  .    No es Concurso y consorcio: letras ilustradas, letras románticas  una mera recopilación de artículos ya publicados. No es una relación sumaria de una parte del impresionante currículo de su autor, lo que  podría exigir un estricto orden cronológico en la disposición de los textos. No. Se trata de un libro montado en función de la porción de historia literaria atendida por el ensayista. De ahí la estructuración aludida en dos partes (“Ilustración y evolución” y “Romanticismo y exaltación” ), y la organización de los trabajos que componen cada  parte. El marco temporal de publicación de éstos va desde 1985 (la fecha de aparición en el  Homenaje a José Antonio Maravall de aquel valioso comentario “Dolor oculto y culto de la risa en la Canción del  pirata ”) hasta 2009 (año de edició n de “Espronceda y la maldició n del    XL   romanticismo. Orígenes y poética del  fastidio universal  ”, ponencia con motivo del congreso conmemorativo del segundo centenario del escritor romántico). Sin embargo, la secuencia cronológica de  publicación se altera para organizar los veinte capítulos -seis en I y catorce en II- en función de los autores y obras tratados o del carácter del trabajo, como ocurre con el primero: “Aquel extraño paréntesis entre los siglos XVII y XIX. Reminiscencias de un dieciochista impeniten te”, un texto escrito por Sebold para el número de la  primavera de 2007 de la revista  Dieciocho  dedicado a la enseñanza del dieciochismo hispánico, en el que habló de muchas e interesantes circunstancias de su carrera discente, docente e investigadora e hizo una ilustrada defensa de nuestro siglo XVIII. Con buen criterio, es el que abre el libro tras el prefacio, como un nuevo prólogo explicativo  por el que el lector tiene una imagen más personal del autor. Pero la reelaboración de los ensayos srcinales para este nuevo libro va más allá de la ordenación de los mismos. En algunos casos, se incluyen actualizaciones bibliográficas, sobre todo, en la remisión a ediciones modernas de textos, entre otros autores, de Cadalso, Meléndez Valdés, Leandro y Nicolás Fernández de Moratín... En este último ejemplo, el de Nicolás Moratín, la actualización es muy evidente al afectar al capítulo cuarto (“Ilustración y toros: Nicolás Fernández de Moratín”), que ahora basa su referente textual en la  primera edición que la versión srcinal de las Quintillas Fiesta de toros en Madrid ha tenido en el contexto de las obras completas del autor, la edición de  Los Moratines  de Jesús Pérez Magallón (Ediciones Cátedra, 2008), lo que aprovecha el hispanista norteamericano para señalarlo c omo un hecho que “representa un enorme progreso en los estudios de la literatura del setecientos”. En otras ocasiones, las variantes con respecto al trabajo srcinal afectan al título, como ocurre con “  Raza de ateos. La generación romántica de 1840” , capítulo 14, que se publicó en 1996 en Crítica Hispánica  como “Poética de la duda religiosa en el verso de Bermúdez de Castro” . En relación con estas actualizaciones, un caso llamativo es el artículo “Cadalso en los grillos de su escritura”, que apareció en la revista  Dieciocho  en el otoño de 1996 como contestación  a otro artículo  publicado en la  Revista de Literatura y titulado “Análisis grafológico de Cadalso”. Russell P. Sebold omite en esta nueva edición el nombre del autor del artículo motivador del suyo, con la siguiente nota aclaratoria: “El presente capítulo fue en su día un trabajo polémico. Lo incluyo porque contiene ideas, propuestas y datos que no han perdido    XLI   nada de su valor. Pero a la vista del tiempo transcurrido suprimo el nombre de mi contrincant e de entonces.” (pág. 37, nota 1). Otro rasgo  particular. Ya hemos mencionado algunos de los capítulos que componen la primera parte, que, por orden cronológico de sus objetos, y además del ya mencionado que sirve de preliminar introductivo, se reparten en dos ensayos sobre el autor de las Cartas marruecas  (además del citado, el segundo del libro, “’ Por polvo, sangre, fuego, horror y muerte’ .   Las postrimerías del hombre en las páginas de Cadalso”),  el que se refiere a Nicolás Fernández de Moratín, otro más sobre Tomás de Iriarte y  El don de gentes , y el último sobre  La condesa de Castilla  de Cienfuegos, en el que Russell P. Sebold vuelve sobre una idea expresada por él en diferentes lugares y referida al teatro de finales del siglo XVIII, la de que en piezas representativas, como la tragedia de Cienfuegos o  El delincuente honrado  de Jovellanos, se encuentra el germen del drama romántico. Y es que en Concurso y consorcio  vuelven a formalizarse algunas de las principales ideas de la visión histórico-literaria del profesor Sebold a lo largo de más de cincuenta años de dedicación, y que, salvando trabajos más tempranos sobre el Padre Isla o sobre Diego de Torres Villarroel, tienen su punto de  partida, como firmes, perdurables y determinantes aportaciones, en su cl ásico ensayo “Contra los mitos antineoclásicos españoles”, de 1964.  Son ideas que están en la base conceptual de capítulos diversos de este libro, como la existencia de un primer romanticismo dieciochesco y la consideración de un autor como José de Cadalso como el primer romántico europeo de España - “su angustiado gemelo espiritual del primer romanticismo” (pág. 191), lo llama Russell P. Sebold al ponerlo en paralelo con Mariano José de Larra-; en definitiva, las interrelaciones, los ecos, las afinidades entre autores y obras pertenecientes a los dos momentos, Cadalso y Larra, Nicolás Moratín y el Duque de Rivas, Meléndez Valdés y Espronceda. Todos los capítulos de la primera parte, salvo el dedicado a Iriarte, contienen, en dosis variadas, este ingrediente; también apreciable en otros apartados del bloque segundo, como “Nuevos Cristos en el drama romántico español”, “Pastor Díaz, poeta del vacío y el desamor”, y los cinco capítulos dedicados a Espronceda (además de los dos citados arriba, “Criminal sin delit o:  El verdugo, de Espronceda”, “Misoginia y exculpación: el Canto a Teresa ” y “Teresa, idea fija de Espronceda (en la estela del Canto a Teresa )”).  
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks