Plata tartésica: una revisión de la tecnología extractiva a la luz de nuevos hallazgos

Description
Plata tartésica: una revisión de la tecnología extractiva a la luz de nuevos hallazgos

Please download to get full document.

View again

of 18
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Pharmacology

Publish on:

Views: 4 | Pages: 18

Extension: PDF | Download: 0

Share
Transcript
  Tarteso. El emporio del metal   Juan M. Campos Jaime AlvarEditores  © De los autores, 2013© Editorial Almuzara, s.l., 2013 Primera edición: mayo de 2013 Reservados todos los derechos. «No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea mecánico, electrónico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright  .» Colección Historia · Serie Huellas del PasadoEditorial Almuzara  Director editorial:  Antonio E. Cuesta López  www.editorialalmuzara.compedidos@editorialalmuzara.com - info@editorialalmuzara.comCoordinadores:  Antonio E. Cuesta López, Óscar Córdoba, Juan Ramos Pemán Imprime: Publidisa  ISBN:  978-84-15828-30-3 Depósito Legal: CO-1117-2013 Hecho e impreso en España - Made and printed in Spain   473 PLATA TARTÉSICA: UNA REVISIÓN DE LA TECNOLOGÍA EXTRACTIVA A LA LUZ DE NUEVOS HALLAZGOS Salvador Rovira (Museo Arqueológico Nacional. E-mail: s_rovirallorens@hotmail.com)  Martina Renzi (Instituto de Historia, CCHS-CSIC (Madrid), E-mail: martina.renzi@cchs.csic.es)  INTRODUCCIÓN La Península Ibérica jugó un importante papel como territorio productor de plata desde comienzos del I mileno a.C., coincidiendo con la llegada a sus costas de comerciantes y, quizás también, de metalúrgicos procedentes del lejanas tierras del Mediterráneo Oriental o de sus colonias establecidas en el Mediterráneo Central. En particular, fueron los fenicios los mayores impulsores de este comercio con sus colonias asentadas en las costas de la mitad meridional de la Península, desde las que irradiaron una fuerte influencia cultural hacia los territorios indígenas del interior, dando srcen a lo que en la arqueología española de denomina Periodo Orientalizante. En efecto, el  floruit   de la explotación argentífera en la Península Ibérica parece coincidir, tanto en los poblados indígenas como en los fenicios, con la fase arcaica de la colonización fenicia, es decir con el periodo comprendido entre finales del siglo IX/comienzos del siglo VIII y la primera mitad del siglo VI a.C.Las fuentes literarias antiguas, aunque mucho más tardías, se hicieron eco de la importancia de la plata de Hispania así como de sus copiosos recursos minerales (Diodoro de Sicilia, 2004; Estrabón, 1992). Sin embargo, el srcen de este polo de atracción del comercio mediterráneo resulta todavía oscuro y, en todo caso, sujeto a especulación. ¿Fueron los fenicios los descubridores de lo que sería el emporio argentí-fero hispánico o llegaron atraídos por las noticias de su riqueza potencial, recogidas en sus singladuras comerciales por el Mare Nostrum  ? Cada día es más evidente que hubo contactos más o menos esporádicos con anterioridad al paso del II al I milenio a.C. Así lo atestiguan, por ejemplo, la cerámica micénica en la yacimiento cordobés de Montoro (Martín de la Cruz, 1988) y otros hallazgos antiguos meridionales (véase una interesante síntesis sobre el tema en Ruiz Gálvez-Priego, 2009: 97). Portugal tampoco es ajeno a estos contactos anteriores al año 1000 a.C (Vilaça, 2006). Sin embargo, y por lo que respecta a la plata, no hay ninguna evidencia arqueológica, al menos de momento, que indique cambios en el modelo de producción antes del siglo IX a.C. Los objetos de plata más antiguos a esa fecha no suelen tener cantidades  474 significativas de plomo en su composición, lo cual apoya razonablemente la hipóte-sis de que fueron elaborados con plata nativa o a partir de minerales de plata fáciles de reducir como la querargirita (Arribas et al.,  1989: 78; Rovira, 1995: 479-480. En caso de ser cierta esta propuesta, el foco principal de atención debería ser el Sureste de España, en las provincias de Almería y Murcia, donde se encontraban los criade-ros de plata nativa más importantes, agotados recientemente (Galán y Mirete, 1979: 119-120), y donde se sitúa el área nuclear de la floreciente Cultura de El Argar cuyo desarrollo ocupó la mayor parte del II milenio a.C. Es posible, pues, que fuese de esta zona de donde partieron noticias más o menos imprecisas de la riqueza argentífera de Hispania. Sin embargo resulta inquietante, o al menos sorprendente, que no se haya encontrado ningún asentamiento fenicio antiguo en esta amplia región donde se hallan los recursos de plata más inmediatos, que siglos más tarde caería bajo la égida de Cartago con la fundación de Nova Cartago en la actual Cartagena. La excepción por ahora es el asentamiento costero de Punta de Gavilanes (Mazarrón, Murcia), cuyos niveles fenicios antiguos (Fase III) se encuentran muy destruidos por ocupaciones posteriores (Ros Sala, 1993). Fueran cuales fuesen los antecedentes, lo cierto es que con la presencia fenicia comienza un nuevo ciclo metalúrgico de la plata caracterizado por el laboreo de minerales complejos argentíferos y por el empleo de la copelación como método de separación y afino de la plata. RECURSOS ARGENTÍFEROS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA  La investigación mineralógica ha identificado ocho minerales de plata beneficia-bles, de los cuales la argentita, pirargirita, proustita y querargirita son los que tienen mayor interés industrial. Todos ellos, excepto la querargirita que es un cloruro, son sulfuros, es decir minerales primarios. Aunque todos ellos poseen una ley de plata muy alta, raramente se encuentran formando depósitos directamente explotables. Lo más frecuente es que se encuentren asociados en pequeñas proporciones a otros minerales de su ciclo formativo. De estas asociaciones, una de las más importantes en cuanto a volumen de mineral es la galena argentífera, es decir, el sulfuro de plomo con uno o varios sulfuros de plata asociados. España cuenta con numerosos depósitos de galena, muchos de ellos con leyes de plata beneficiables, repartidos por toda su geografía, siendo de destacar los situados cerca de la costa desde Cataluña hasta Almería. Sin embargo, el papel de la galena argentífera en la producción de plata no está documentado en la Península Ibérica en la época que nos ocupa, es decir, en los inicios del I milenio a.C. Como es sabido, los minerales primarios, los sulfuros, se hallan en las profundidades de la tierra y no fueron explotados hasta que se agotaron los recursos de superficie que eran las mineralizaciones visibles e identificables por los antiguos prospectores. Por ejemplo, en Lavrion (Grecia), uno de los centros productores de plata más importan-tes de la Antigüedad, la explotación de la galena argentífera no se documenta hasta el Periodo Griego Arcaico (776-500 a.C.). Con anterioridad se explotaron la cerusita y anglesita argentíferas que formaban la cobertura meteorizada de los filones de galena,  475 hasta que fue agotada dicha cobertura y se alcanzó la profundidad de la galena. Sobre este tema, véase la interesante síntesis de Meyers (2003: 278). Otro mineral de gran importancia es la jarosita argentífera. La jarosita es un sulfato hidratado de hierro y potasio que constituye buena parte de los sombre-ros ferríferos o gossans de los yacimientos de pirita (sulfuro de hierro). Si la pirita lleva asociadas pequeñas cantidades de metal precioso, éste se manifiesta también en la jarosita resultante y se concentra en las zonas de enriquecimiento secundario situadas debajo del gossan. La Faja Pirítica Ibérica es una enorme área minera que se que extiende desde la provincia de Sevilla hasta el sur de Portugal, con numerosos afloramientos de jarosita concentrados principalmente en la provincia de Huelva. La composición de la jarosita argentífera es compleja, conteniendo cantidades variables de hierro, plomo, cobre, arsénico, antimonio, bismuto, oro y plata. El contenido de plata oscila, según análisis modernos, entre 0,05 y 0,30 % (García Palomero, 2004: 19), o expresado en lenguaje minero, entre 0,5 y 3 kg/Tm de mineral.Finalmente, una última fuente de plata explotada por los fenicios, desconocida hasta hace poco y de la que hablaremos brevemente más adelante, procede de los minerales de cobre argentífero, es decir, óxidos y carbonatos conteniendo cantidades rentables de plata. Gossans con estas características se encuentran también en la Faja Pirítica, a los que cabe sumar otras mineralizaciones de cobre argentífero en otros puntos de la Península Ibérica, como las identificadas recientemente en la provincia de Zaragoza (Rovira et al. , 2012: 37). METALURGIA FENICIA DE LAS JAROSITAS Y GOSSANS  ARGENTÍFEROS. LAS ESCORIAS DE SÍLICE LIBRE Con las prospecciones arqueometalúrgicas en Río Tinto (Huelva) efectuadas bajo la dirección de Beno Rothenberg se pudo evaluar la cantidad de escoria producida por la actividad metalúrgica en aproximadamente 1.000 años, calculándose una cifra de 6.600.000 Tm. De ellas sólo aproximadamente el 10% corresponderían al período fenicio, y en Corta Lago forman un estrato de aproximadamente un metro de espesor de escorias de plata que apoya directamente sobre la roca madre (Rothenberg et al. , 1989). Estas cifras calculadas por el equipo de Rothenberg parecen exageradas, según la opinión de expertos de la zona (Pérez Macías y Paul Craddock, comuni-cación personal). Pero en todo caso, con anterioridad a la presencia fenicia no se conoce ninguna acumulación de escoria, lo cual pone de relieve el importante cambio tecnológico y económico que supuso la integración del Suroeste español en la red comercial mediterránea. Es sabido desde hace muchos años que en las fundiciones fenicias españolas aparecen dos tipos de escorias bien diferenciadas morfológicamente: las caracte-rísticas tortas de sangrado, que suelen encontrase fragmentadas, (Rothenberg et al. , 1989: 63, pl 7) y las escorias de sílice libre. Según Hunt Ortiz (2003: 362 ss.), ambos tipos de escoria coexisten pero hasta ahora sólo se han encontrado escorias de sangrado en Corta Lago y Monte Romero, ambos sitios en la provincia de Huelva. En cambio las escorias de sílice libre tienen una mayor dispersión.Las únicas escorias de sangrado analizadas con detalle son las de Monte Romero, y su composición indica que son escorias de plomo cuyas fases cristalinas mayoritarias
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks