Phaf-Rheinberger, Ineke - Una “ciudad soñada” con vista al Atlántico: anotaciones sobre San Juan

Description
Phaf-Rheinberger, Ineke - Una “ciudad soñada” con vista al Atlántico: anotaciones sobre San Juan

Please download to get full document.

View again

of 13
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

BusinessLaw

Publish on:

Views: 2 | Pages: 13

Extension: PDF | Download: 0

Share
Transcript
  RESUMEN  En este ensayo se explora el recorrido virtual de Edgardo Rodríguez Juliá por las calles de San Juan, en relación con su ubicación al océano atlántico. De esta manera, San Juan, una ciudad soñada resulta perlarse como una ciudad que, en la obra del mismo autor, concibe su constelación semiótica con el mar como una presencia primordial de redención a partir de su historia colonial hasta nuestros días. Comparte esta característica con otras literaturas del Caribe, de América Latina y de África, debido a sus esfuerzos de superar las consecuencias de sus lazos marítimos en el pasado para las jerarquías contemporáneas en su culturas nacionales. Palabras clave: Rodríguez Juliá, San Juan, Caribe, ciudad, mar  ABSTRACT  This essay explores the virtual tour of Edgardo Rodríguez Juliá through San Juan, in relationship with its location at the Atlantic Ocean. In this  way, San Juan, Memoir of a City results to prole itself as a city that, in the  work of this author, conceives its semiotic constellation with the sea as an essential presence of redemption since its colonial history until our times. This characteristic is shared with other literatures of the Caribbean, Latin  America and Africa, in its endeavor to overcome the consequences of its maritime links in the past for the contemporary hierarchies in its national cultures. Keywords: Rodríguez Juliá, San Juan, Caribe, city, sea  Número 6, Año 2011 Una "ciudad soñada" con vista al Atlántico: anotaciones sobre San Juan Ineke Phaf-Rheinberger (Humboldt-Universität zu Berlin)  33 Una “ciudad soñada” con vista al Atlán-tico: anotaciones sobre San Juan  Ineke Phaf-Rheinberger (Humboldt-Universität zu Berlin) Cualquier lector de Edgardo Rodríguez Juliá asocia de inmediato el tí-tulo de San Juan, Ciudad Soñada  (2005) 1 1 con el ciclo de sus obras sobre el siglo XVIII, el Siglo de las Luces. En ellas, el autor diseña la construcción arquitectónica de La Nueva Venecia, la que, en su imaginación, existió en-tre 1797 y 1799, en la maraña de mangles aledaños a San Juan (Rodríguez Juliá,  La noche ). Por aquel entonces, esta última ciudad estaba amurallada en su islote y sus fortalezas servían como puntos de orientación, pues era constantemente asediada. El año 1797, fecha histórica en que fue sitiada  por los ingleses, gura hasta el día de hoy como la más destacada en la memoria de esta colonia española. En el ensayo San Juan, Ciudad Soñada , se trata de una ciudad contem- poránea, en la que el islote del ahora Viejo San Juan está conectado a la isla de Puerto Rico a través de un sistema de puentes que conducen asimismo a las regiones pantanosas y acuáticas que se extienden tierra adentro. En este San Juan metropolitano, el transporte por medio de automóviles, buses, trenes, trolleys y aviones permite que haya una comunicación rápida y re-gular con el exterior y el interior del Estado Libre Asociado de los Estados Unidos. Sin embargo, también en este caso, Rodríguez Juliá se imagina “otra” ciudad: la “ciudad letrada” construida por escritores, artistas, ar-tesanos, arquitectos, diseñadores, periodistas o profesores que trabajan o han permanecido en ese hábitat, congurando una suerte de constelación semiótica cuyas señas pueden interpretarse analíticamente. A partir de este horizonte, el autor reconstruye una historia cultural donde San Juan gura como una urbe rebosante de vida artística, bohemia e intelectual, y en cuyo margen la trayectoria del propio Rodríguez Juliá constituye el hilo conduc-tor de la narración.Al abordar este ensayo del escritor puertorriqueño sobre su “ciudad so-ñada”, me concentraré en la relación de San Juan con el mar, el Atlántico, cuya presencia amenazante motiva una preocupación permanente hacia nes del siglo XVIII, debido a los ataques de corsarios y piratas, a los nau -fragios y a la problemática llegada del Niño Avilés. La búsqueda de una metáfora para el San Juan de San Juan, Ciudad Soñada , donde, como he señalado, se trata de un San Juan contemporáneo y metropolitano, ilustra-do con postales y fotografías, nos conduce hacia  La ciudad letrada  (1984), obra del crítico uruguayo Ángel Rama que constituye una lectura obligada 1  Cito por esta edición.  Letral, Número 6, Año 2011  34 Una “ ciudad soñada”  con vista al Atlántico: anotaciones sobre San Juan  Ineke Phaf-Rheinberger en los estudios de la historia cultural de América Latina. Rama fue pro-fesor visitante en la misma Universidad de Río Piedras donde Rodríguez Juliá permaneció durante treinta años, primero como estudiante y luego como profesor de literatura.En San Juan, Ciudad Soñada , Rodríguez Juliá escribe que, ya desde su juventud, antes de escribir su primera novela,  La renuncia del héroe  Baltasar   (1974), tuvo el anhelo de integrar la Avenida 65 de Infantería y el proyecto del Progreso del Partido Popular de Puerto Rico a una obra literaria. La Avenida 65 de Infantería también aparece en su ensayo,  Puer-torriqueños. Álbum de la sagrada familia puertorriqueña a partir de 1898   (1988). Este Álbum naliza con un capítulo en el que cuenta que se mudó con su familia de un caserón rural en Aguas Buenas a esta calle en 1957, cuando tenía once años. Fue un cambio chocante, que afectó sus nervios, y cuyo efecto se resume en la última frase del libro: En n, nos resistimos a la modernidad a pesar de la mudanza, preten -demos rescatar la compasión, el vecindario, la familia y la comunidad a pesar de haberle hipotecado el alma a la MasterCard y los cupones; seguimos colocados, ya no tan inocentemente, entre el desorden y la nos-talgia. (Rodríguez Juliá,  Puertorriqueños,  172). El  Álbum  documenta diversas fases de la historia de Puerto Rico que corre desde la ocupación norteamericana en 1898 hasta la política de la modernización del gobierno de Luis Muñoz Marín a mediados del siglo XX. Diecisiete años después del  Álbum , en la Ciudad Soñada , esta mo-dernidad urbana y sus transformaciones históricas son el tema clave. El autor vuelve a referirse al perdurable impacto que tuvo sobre él el haber crecido en la Avenida 65 de Infantería, “Avenida del progreso, mis Campos Elíseos”. Para reconstruir sus experiencias, se identica con el personaje del   fâneur  , seña de modernidad de una urbe moderna en pleno proceso de expansión que elabora inspirándose en Charles Baudelaire y en el Walter Benjamin de los  Passagenwerk   (2009). Pero San Juan no es París; basta tan solo pensar en la presencia inmediata del mar, los caños y los mangla-res. En el pasado, para ponerse en contacto con otros lugares, debía viajar-se en botes, chalupas u otros vehículos que permitían desplazarse sobre el agua. Pese a que hoy en día este tipo de comunicación ya no desempeña un papel primordial, y con el objetivo de enfatizar el sentido histórico de su ciudad, Rodríguez Juliá hace resaltar este paisaje acuático: La ciudad también rebusca sus propias metáforas en el caño de Martín Peña, porque una ciudad soñada lacustre y convertida en arrabal desde ahí otea la bahía y allende el mar hacia el noroeste, mientras que hacia el  Letral, Número 6, Año 2011  35 Una “ ciudad soñada”  con vista al Atlántico: anotaciones sobre San Juan  Ineke Phaf-Rheinberger este, y llegando al puente, donde fotograamos a José Luis, se adentra en el umbroso mangle, delata su viaje hacia las lagunas de San José y Torrecillas. (Rodríguez Juliá, San Juan,  69).  La San Juan metropolitana tiene una infraestructura de comunicación uida, dentro de la cual los puentes constituyen un detalle crucial. Cuando el autor hace la reexión citada arriba, el âneur se encuentra en Hato Rey, un barrio bordeado por el canal Martín Peña en la parte sur. Nos revela que sus caños, en las cercanías del Puente Martin Peña que conecta a Hato Rey con Santurce, constituyeron el punto de arranque para poder imaginarse la  Nueva Venecia, la que está inspirada en el arrabal más grande y miserable de Puerto Rico, El Fanguito, con sus “casuchas ubicadas debajo del puen-te” (68). El recorrido por la ciudad La ruta del   fâneur   nos muestra a Rodríguez Juliá en los años previos a su jubilación. Al momento de escribir este manuscrito, el año 2003, ya abandonó su trabajo universitario. Escribe en su residencia en Guaynabo , en la parte sureña de San Juan metropolitano, un “walk-up” o casa de apar-tamentos sin ascensor que, “enquistado en el paisaje suburbano” (7), tiene vista a los montes y a una reserva forestal. Su “peregrinación literaria” (11) comienza en este lugar, con el recuerdo de su primera visita al Viejo San Juan en el Dodge de su padre, porque “es posible que aquel día viera el mar  por vez primera”. Frente al mar, con la luz que ciega y el “espacio salitroso, el denso aire marino”, experimenta la sensación de “libertad” (15, 16). Inmediatamente después, Rodríguez Juliá menciona la mudanza de su familia a la recién construida Urbanización El Alamein en la  Avenida 65 de  Infantería , un lugar caracterizado por los topónimos de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea. Reside en este sector de 1957 a 1968, fecha en que, estando recién casado, se desplaza al condominio Green Village  de la Calle de Diego. El año 1978, consigue en esta misma calle un departa-mento ubicado en un décimo piso, con “vista de la ciudad tendida hacia el mar”, “hacia la cercana Laguna San José y el distante litoral de Isla Verde”, escribiendo “buena parte de su obra literaria” en este sitio. “Tachonado con una resistente vegetación tropical y con la evidencia del mar alcanzada en el horizonte” (33), el paisaje urbano le sirve como orientación que le  proporciona un sentido de equilibrio.Desde la Calle de Diego en Río Piedras, el   fâneur   camina hacia el  barrio universitario, en cuyo ámbito menciona su compra de una edición de  Les Fleurs du mal  , de Charles Baudelaire, en una edición de 1958. Le  Letral, Número 6, Año 2011  36 Una “ ciudad soñada”  con vista al Atlántico: anotaciones sobre San Juan  Ineke Phaf-Rheinberger anima el afán de buscar la ciudad letrada que, de acuerdo con su intuición, quedaría en dirección opuesta a la 65 de Infantería. Era necesario caminar hacia el Centro de Río Piedras, dice el autor, para “enfrentarme al paisaje urbano desclasado y marginal” (45) de los poetas y escritores beats . Esto lo conduce en dirección a la Avenida Ponce de León y al cercano complejo residencial de El Monte, donde vivía en 1976, fecha de su primer divorcio y año en que culmina la redacción de  La noche oscura del Niño Avilés  (1984) “entre un montón de cajones de teca, estanterías sin montar, libros en desorden” (61). La Avenida Ponce de León atraviesa Hato Rey, el “sitio de paso” donde el autor introduce el recuerdo del “tren de circunvalación”, el Tren Ubarri, “aquel tren, que bordeaba todos nuestros litorales y cuyo paisaje principal ventanilla afuera eran los cañaverales” (65, 67). Al llegar el moderno San Juan de las nanzas, denominado según la interpretación popular como la “Milla de Oro”, con sus bancos y sus instituciones nancieras, y con el high tech  farmacéutico y el supermall Plaza Las Américas como represen-tantes del mundo de consumo, ese paisaje desapareció. Lo que quedó es el mundo de contrastes entre ricos y pobres que se materializaba, para el autor, en el caño del Puente de Martín Peña, así como en la ciudad miseria de El Fanguito, la que se encontraba emplazada en este sitio. El Tren Ubarri, cuya ruta seguía el antiguo camino entre San Juan y Río Piedras, le dio panorama a la ciudad, porque subía y bajaba por tres colinas en su camino. Así, al llegar al vecino barrio de Santurce - Cangrejos  después de subir la colina San Mateo, aparecía delante del autor una “ciu-dad criolla con vistas al mar, a la bahía, a los mangles” que le recordaba su ubicación estratégica en el pasado: Cuando los ingleses invadieron en 1797, era fácil observar, desde sus al- turas, la ota enemiga extendida por todo el litoral. También podría divi -sarse cómo las tranquilas aguas de la bahía, al lado sur del lomo de Can-grejos, eran justo el sitio a ser protegido, el vulnerable lugar casi llamado  patria, porque en 1797 los puertorriqueños aún éramos ʽcriollosʼ. (76). Santurce es un barrio peatonal, “una encrucijada entre las mansiones de la aristocracia de antaño y la negrada proletaria, ahora representada por la emigración dominicana” (75). Era su lugar preferido para ir al cine, a los clubes de jazz o a la Playa Escambrón, y lo atravesaba en bus para di-rigirse hacia  El Viejo San Juan , el lugar de la “alta cultura”, con el Ateneo, el Teatro, la Biblioteca o la Casa de España. En este casco antiguo percibía el sueño de San Juan “de tanto permanecer, durante siglos, en su destino de bastión militar” ( San Juan , 95), lo que le servía de inspiración para modelar sus tres ciudades invisibles: el territorio del Campo del Morro, el  Letral, Número 6, Año 2011
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks