Los efectos de la Revolución Neoliberal en la Educación Superior Mexicana

Description
En las últimas tres décadas, el campo de la educación superior en México ha sido sometido a una verdadera “revolución neoliberal” conservadora, generada por un conjunto de políticas estatales y privadas basadas en el dogma de la “libre competencia”,

Please download to get full document.

View again

of 15
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Others/ Misc

Publish on:

Views: 4 | Pages: 15

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  Los efectos de la "Revolución Neoliberal" en laEducación Superior Mexicana Posted: 20 de Septiembre de 2013изготовление наклеек  Yuri Jiménez Nájera*Resumen En las últimas tres décadas, el campo de la educación superior en México ha sido sometido a una verdadera “revoluciónneoliberal” conservadora, generada por un conjunto de políticas estatales y privadas basadas en el dogma de la “librecompetencia”, con el fin último de convertir a la educación enun gran mercado caracterizado por la lucha individualista de“todos contra todos”, revolución que ha tenido un sinnúmerode efectos en el sistema educativo en su conjunto, en susinstituciones y en sus agentes.Entre los principales efectos de dicha revolución neoconservadora, destacan: la incapacidad probada del modelode mercado para mejorar la eficiencia y calidad del sistema educativo superior y su inoperancia para hacerlomás competitivo a nivel internacional, la expansión desenfrenada del sector privado de baja calidad y ladesaceleración planeada del sector público, la ineficacia de las políticas neoliberales para aumentar el acceso a laeducación superior. Palabras clave:  Educación superior, Política educativa, Neoliberalismo y educación, Estado neoliberal. Abstract Throughout the last thirty years, the higher educational field in Mexico has been subject of a conservative‘neoliberal revolution’, generated by public and private policy, based on the “free competition” dogma, with theobjective of turning education into an big market characterised by the individual focus of “all-against-all,”revolution that has had several effects in the educational system as a whole, in its institutions and its agents.The disability proved by the market model to rise the levels of efficiency and quality of the graduate educationalsystem, its ineffectiveness to turn it into an international competitive system, the unstoppable spread of the low-quality private sector, as well as lowering the profile of the public one, and the ineffectiveness of the neoliberal policies to grant the access to undergraduate education, are amongst its main effects. Key words:  Higher education, educational policy, neoliberalism, education, neoliberal state.  Introducción En los últimos 30 años, las políticas estatales en materia de educación superior en México han estadoimpregnadas por un contenido ideológico-economicista basado en el dogma de la “libre concurrencia”(difundido como pensamiento único por todos los medios), defendido a ultranza por los gobiernos neoliberalesnacionales que se han sucedido, uno tras otro, desde 1982/1983. 1  Tales políticas, en el fondo, se han orientadohacia un fin: la conversión del sistema educativo en un gran mercado de “libre competencia” reforzado por unEstado neoliberal “mínimo”.Dichas políticas han configurado una verdadera “revolución educativa” neoliberal-conservadora, caracterizada por el retroceso a las caóticas sociedades capitalistas del siglo XIX, justificado por un discurso “modernizador”,“revolución” contradictoria que se propone desmantelar gradualmente los sistemas de educación públicafinanciados por el Estado y fortalecer los sistemas educativos privados (y público-privados), a través demúltiples mecanismos.Tal “revolución educativa” ha tenido una serie de repercusiones, esperadas e inesperadas, en el campo de laeducación superior nacional (CES), algunas de las cuales son analizadas aquí. Antecedentes contextuales Después del costoso triunfo de la Revolución Mexicana (1910-1917), durante las primeras cuatro décadas(1920-1960) de existencia del régimen postrevolucionario se crearon algunas nuevas instituciones públicas (entreellas varias universidades en los estados) y privadas, de manera tal que la matrícula pasó de 7,853 alumnos en1920 (dato estimado) a 58,042 alumnos en 1960, es decir 1,255 nuevos alumnos por año en promedio, lo quenos muestra un bajo crecimiento y un sistema educacional sumamente elitista, en el que se excluía al 98-99% delos jóvenes en edad (20-24 años) de ingresar a una Institución de Educación Superior (IES) ( cfr.  Jiménez, 2010y 2011).Durante el periodo 1960-1982, en cambio, el CES crece significativamente (3,195% en 30 años –107% anualen promedio–, de 1952 a 1982), al expandirse de manera sostenida, de modo que la matrícula pasó de 58,042alumnos en 1960 a 1,052,762 en 1982, es decir 45,215 nuevos alumnos por año en promedio (36 veces másque en el periodo anterior), con lo que los niveles de exclusión se reducen considerablemente (aunqueinsuficientemente), al pasar del 98% al 85% en veinte años, entre 1960 y 1980 (con una reducción de 13 puntos porcentuales), de ahí que se pueda hablar de una “masificación” excluyente (Jiménez, 2011).Posteriormente, en el periodo 1983-2013 de la reestructuración neoliberal estatal-autoritaria  del CES, elcampo sufre una importante transformación, al imponerse, como política del Estado neoliberal, la desaceleraciónde su ritmo de crecimiento (no obstante que la matrícula creció de 1,121,252 en 1983 a 3,331,161 alumnos enel ciclo 2012-2013, comparativamente, la matrícula sólo crece 197% –7% anual en promedio–, entre 1983 y elciclo escolar 2012-2013), por lo que la disminución de los niveles de exclusión también se desacelera, siconsideramos que en veinte años (1980-2000) se pasó del 85% al 77% de exclusión (con una reducción desólo 8 puntos) (ver TABLA 1 ).Si bien es cierto que en el sexenio anterior (2006-2012) se anunció con bombo y platillo que se había llegado auna cobertura total del 35% en educación superior, en los siguientes términos:En el ciclo 2011-2012, la cobertura total de la educación superior fue equivalente a 32.8% [-30.29% en  realidad-] de la población en edad de asistir a este nivel educativo (19 a 23 años de edad), mostrando uncrecimiento de 1.9 puntos porcentuales, respecto al ciclo 2010-2011 y de 6.9 puntos con relación al cicloescolar 2006-2007. Se prevé que en septiembre de 2012, una vez iniciado el ciclo 2012-2013, lacobertura aumentará a cerca de 35% [-31.55% realmente-]. Con este resultado se logró alcanzar conanticipación la meta de cobertura total establecida por el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 para elaño 2012 (Presidencia de la República, 2012, p. 482),lo cierto es que la cobertura solamente llegó al 31.55% en el ciclo 2012-2013 (excluyéndose a 684 jóvenes por cada mil habitantes de 19 a 23 años), con base en sus mismos parámetros (población de 19-23 años en 2012:10,558,679; matrícula: 3,331,161 alumnos en 2012). 2  Todo lo cual denota que en México la educaciónsuperior sigue siendo bastante elitista, a pesar de la publicitada “masificación”, problemática que las políticasneoliberales no han logrado resolver a lo largo de sus 30 años de aplicación, generando en cambio una serie de“resultados no esperados”. TABLA 1  FUENTES: Jiménez, 2010, p. 101. Presidencia de la República, 2012. CONAPO, 2012. La estrategia: creación del mercado educativo de la “libre competencia” Los actores instrumentadores de la reestructuración neoliberal del CES nacional durante las últimas tres décadashan seguido una serie de pautas basadas en un modo de racionalidad economicista de libre competencia, 3 destacando por su poderío la tecnocracia estatal en el poder, la élite empresarial, los dirigentes de los llamadosOrganismos Internacionales y los intelectuales defensores del nuevo orden mercantilista competitivo (escritores, periodistas, académicos, consultores privados, etcétera).En términos generales, dichos actores neoconservadores han convergido en generar las condiciones socialesnecesarias para el establecimiento de un mercado educativo de libre concurrencia y un estado de corteneoliberal, convencidos de que las ‘leyes del mercado’ (sinónimo de eficiencia) son la solución mágica a todoslos problemas de ineficacia en materia educativa, mercado que se ha expandido significativamente en las últimasdécadas.  La estrategia neoconservadora ha consistido básicamente en ‘más mercado’ y ‘menos Estado’, es decir se haimpulsado y legitimado la creación desregulada de IES privadas de todo tipo (tan sólo entre 1990 y 2009 secrearon 812 instituciones privadas vs.  258 públicas) y, al mismo tiempo, se ha restringido el crecimiento de IES públicas bajo un régimen de estricta fiscalización estatal-privada y una campaña permanente de desprestigio dela escuela pública en los medios de comunicación.La estrategia para impulsar la implantación de la lógica del ‘libre mercado educativo’ en México ha sidocompleja: se ha recurrido a la disminución de la inversión pública en el sector (contracción del financiamiento,reducción del costo por alumno, devaluación de salarios académicos y administrativos, recortes presupuestales),la eficientización estatal optimizadora de recursos (abaratamiento de los ‘costos educativos’ gubernamentales ennombre del Estado ‘mínimo’, basado en el principio de “hacer más con menos”; creación de un ‘ambienteinstitucional’ de escasez de recursos; programas de estímulos a la productividad, incrementar la matrícula sinaumentar la planta académica), la incentivación de la inversión privada (desregulación, reducción de la matrícula pública o desaceleración de su crecimiento, estímulos fiscales, apertura a la inversión extranjera, mercantilizaciónde la educación), la refuncionalización de las IES (fomento de la “pertinencia” o “relevancia” de sus funcionescon base en las necesidades del mercado, crecimiento prioritario de las IES públicas tecnológicas, reformascurriculares basadas en las exigencias del mercado); la flexibilización del CES, de las IES y de su planta laboralconforme a las demandas cambiantes del mercado (flexibilización organizacional, del personal académico yadministrativo); conformación de un sistema público-privado de control de calidad-eficiencia de la labor de lasIES y de su personal académico y administrativo (creación de organismos evaluadores-certificadores públicos y privados, adopción de normas estandarizadas nacionales e internacionales, sistemas de estímulos productivistas,rendición de cuentas basada en la relación costo/beneficio); etcétera. Los efectos de la “revolución neoliberal” en la educación superior ¿Cuáles han sido los principales efectos de las políticas neoliberales en el CES nacional? Después de tresdécadas de instauración de la lógica del ‘libre mercado’ en el ámbito educativo y de la implantación de unsistema de regulación estatal-mercantil, a cargo de las élites tecnocráticas instaladas en el Estado neoliberal-autoritario mexicano desde 1982/1983, 4  el CES ha sufrido las siguientes transformaciones:  Desaceleración del crecimiento: 1.  Expansión restringida:  Durante la era neoliberal, la educación superior nacional sufre un claro retroceso, alrestringirse su crecimiento y cobertura, a causa, en gran medida, de las políticas de austeridad seguidas por losnuevos gobernantes. Si, primero, se toma en cuenta que la Tasa Específica de Escolaridad (TEE) durante la primera mitad del siglo XX se mantiene alrededor del 1% como una situación ‘normal’ (Jiménez, 2010, pp. 99ss.), lo que denota una enorme exclusión social provocada por la gran desigualdad social imperante –no resuelta por los gobiernos surgidos de la Revolución Mexicana–, y, segundo, si se considera que durante el periodo1960-1982 el acceso a dicho nivel educativo se amplia notablemente, en la medida en que entre 1960 y 1980 laTEE creció de 1.97% a 15.2%, aumentando 13.2 puntos porcentuales en dos décadas 5  ( cfr.   TABLA 1 ), se puede apreciar la magnitud del retroceso neoliberal, al contrastar los hechos mencionados con la evolución de laTEE durante la reestructuración neoliberal estatal-autoritaria  (1983-2013): la cobertura del CES prácticamente se estanca durante la década de los ochentas y principios de los noventas del siglo XX, ya que laTEE pasa de 15.2% en 1980 a 15.99% en 1990 (¡la TEE crece tan solo 0.79% en una década!, retornando alos niveles de crecimiento de principios del siglo XX) y a 16.3% en 1995 (0.31% en un lustro, 1.1% en 15años) y tiende a crecer lentamente a partir de la segunda mitad de los años noventas (la TEE crece de 16.3% a  22.6% en el periodo 1995-2000: 6.3 puntos), 6  de modo que entre 1980 y 2000 la TEE pasa de 15.2% a22.6%, aumentando solamente 7.4 puntos en dos décadas, es decir prácticamente la mitad respecto al periodoexpansivo anterior (7.4% vs. 13.2%), incluso con los datos más recientes se constata la ineficacia comparativadel modelo neoliberal, en tanto que si bien es cierto que en 2012 se llega a una TEE del 32.16% (20-24 años) odel 31.5% (19-23 años) o del 26.6% (19-24 años), ello significa que el crecimiento de la cobertura en lasúltimas décadas experimenta una clara desaceleración , lo cual representa un retroceso para el desarrollo de lasociedad, con graves consecuencias económicas y sociales para el futuro inmediato (que estamos padeciendo enel presente). 7  Con base en tales datos empíricos, salta a la vista la ineficiencia de las políticas neoliberales en elCES mexicano, si tan solo se compara con el pasado inmediato, por lo que cabe preguntar: ¿en dónde quedó lamayor eficiencia de la ‘mano invisible’ del mercado?2.  Pérdida de ‘competitividad’ en el contexto de la globalización librecambista:  Las elites gobernantesmexicanas han sido de las primeras en defender el modelo de desarrollo neoliberal como la “única opción” parahacer al país más competitivo en la economía “globalizada” del libre mercado, sin embargo, sus políticas nosolamente han provocado la catástrofe de la economía nacional en la mayoría de sus ramas (con crecimientosdel PIB sumamente bajos), también han contribuido al escaso desarrollo del CES, si se le compara con otrasnaciones, lo que lo hace menos competitivo en términos comparativos: si se considera el promedio de la TEE enAmérica Latina y la TEE en México, durante los últimos 60 años, se aprecia un constante alejamiento a la bajade la tasa mexicana respecto al promedio latinoamericano, tomando en cuenta que en 1950 la TEE mexicana erade 1.5% vs.  la TEE promedio latinoamericana de 1.9%, habiendo una distancia mínima de 0.4%, mientras queen la actualidad (2012-2013) la TEE mexicana es de 31.5% (19-23 años), frente a una TEE latinoamericanaaproximada del 45% ( cfr.  UNESCO, 2011; Jiménez, 2010, p. 88), habiendo un distanciamiento de 18 puntosaproximadamente, lo cual demuestra que México tiende a rezagarse respecto a otras naciones con igual o menor grado de desarrollo, las cuales sí han optado por invertir sustancialmente en la educación superior y en eldesarrollo científico y tecnológico de su país (‘ventajas competitivas’ despreciadas por las élites políticas yeconómicas mexicanas pro liberales). 8 3.  Exclusión mayoritaria:  Si bien es cierto que la educación superior en México se ha expandido en los últimos50 años, al llegar la TEE al 31.5% (19-23 años) en 2012-2013 –lo que ha suscitado la concepción tradicionalde la “masificación” de la educación superior, bastante generalizada entre funcionarios 9  y expertos–, elcrecimiento promedio anual de la TEE durante las cinco décadas ha sido sumamente bajo: 0.56% (0.66% en el periodo expansivo 1960-1980 y solo 0.37% en el periodo 1980-2000, marcado por las estrategias neoliberales –de ahí que a tal periodo se le puede denominar el de ‘la caída neoliberal’   –), dando como resultado históricorecurrente, en realidad, la reproducción de la masificación permanente de la exclusión de millones de jóvenes 10 {la otra cara de la moneda de la TEE sería lo que hemos denominado la Tasa Específica de Exclusión –TEEx– (Jiménez, 2010, pp. 101 ss.), la cual nos indica que 85.5% de la población de 20-24 años en 1980 era excluidoy que en 2012 el 67.8% sigue siendo excluido ( TABLA   1 )}, de lo cual se desprende que la burocracia estatalha sabido crear el mito de la “masificación” de la educación superior para legitimarse, cuando que realmente haocurrido lo contrario, es decir, la publicitada “masificación” es un eufemismo, por decir lo menos. Durante todoeste proceso, como ya se ha señalado, las políticas privatizadoras anti-estatistas, una vez más, han mostrado suineficacia para alcanzar la universalización de la educación terciaria.4.  Absorción descendente:  La capacidad de absorción 11  del CES desciende abruptamente, al pasar de un103.3% (en licenciatura universitaria y normal) en 1980 a 78.6% en 2006 y al 85.4% en 2012 (Presidencia dela República, 2012, p. 48), a pesar de la expansión privatizadora, de manera que la eficacia del campo para
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks