León el Africano 1494 – c. 1554 (Leo Africanus)

Description
Joannes Leo Africanus, (c. 1494 – c. 1554?) (or al-Hasan ibn Muhammad al-Wazzan al-Fasi, Arabic:حسن ابن محمد الوزان الفاسي) was an Andalusian Amazigh Moorish diplomat and author who is best known for his book Descrittione dell’Africa (Description of

Please download to get full document.

View again

of 12
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Magazine

Publish on:

Views: 2 | Pages: 12

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
    Revista de Claseshistoria  Publicación digital de Historia y Ciencias Sociales  Artículo Nº 313 15 de agosto de 2012 ISSN 1989-4988 DEPÓSITO LEGAL MA 1356-2011  Revista Índice de Autores Claseshistoria.com  Arturo Sánchez Sanz Licenciado en Historia (UCM). Máster en Historia y Ciencias de la Antigüedad (UCM/UAM). España. asblade@msn.com Claseshistoria.com 15/08/2012  ARTURO SÁNCHEZ SANZ León el Africano RESUMEN Granadino de srcen, Hasán bin Muhammed al-Wazzan al-Fasi, a lo largo de su emocionante vida estudió en Marruecos para después actuar como embajador cuando el barco en el que viajaba fue capturado por piratas cristianos en el Mediterráneo. Su cultura y sabiduría le salvó de ser vendido como esclavo y acabo quedando bajo la tutela del Papa León X que lo rebautizo como cristiano con el nombre de Giovanni Leone di Medici en su honor. Allí realizó para el Papa su más importante obra Della descrittione dell'Africa et delle cose notabli che ivi sono . PALABRAS CLAVE Papa León X, Descripción de África, Embajador, Piratas, Giovanni Leone di Medici, León el  Africano.     Arturo Sánchez Sanz León el Africano ISSN 1989-4988 http://www.claseshistoria.com/revista/index.html 2 1. INTRODUCCIÓN Tanto después de su publicación en el siglo XVI como hoy en día, la Descripción de  África y de las cosas notables que ahí hay ha sido obra de lectura obligada para los interesados en la zona norte del continente africano; por derecho propio se ha convertido en uno de los dos o tres documentos de mayor importancia sobre la situación de esta parte del mundo a finales de la Edad Media y comienzos de la Edad Moderna. Pero no menos atrayente es su autor, Hasán ben Muhammad al-Wazzan al-Fazi al-Garnati, llamado también León el Africano. Nacido en Granada, educado en Fez, protegido por el Papa en Roma, León el Africano muestra una personalidad compleja a través de las facetas de viajero, cortesano y erudito e incluso cautivo. Su vida es la de un nómada empujado por las circunstancias políticas y religiosas de su tiempo y por ello su obra refleja una época convulsa en la que tuvo que moverse entre dos mundos (cristiano y musulmán) para poder sobrevivir. Debido a la gran importancia de su obra me es difícil resistirme a expresar la perdida que para el conocimiento de la historia y sus pueblos supuso el hecho de que, aunque lo tenía pensado, no llegara a escribir sendas obras que nos hubieran arrojado algo más de luz sobre tanto Europa como  Asia en aquella época, y que sin duda habrían sido, al igual que esta obra, de capital importancia histórica. 2. VIDA DE AL-HASÁN IBN MUHAMMED AL-WAZZAN AL-FASI AL-GARMATI Nos encontramos ante nosotros con otro de esos grandes personajes, asociados a la religión islámica, que vivió durante la Edad Media, y gracias a cuyos escritos y viajes hemos podido conocer un poco mejor la realidad de la vida, costumbres, etc. de aquella época. Al-Hasán ibn Muhammad Al-Wazzan Al-Fasi Al-Garnati, verdadero nombre de aquel que sería más tarde y hasta hoy día más conocido como León el  Africano tras su conversión al cristianismo, fue un geógrafo hispanoárabe que gracias a sus viajes y relatos nos ha ayudado a conocer muchos de los aspectos de la época en que vivió, y que por ello sus escritos son de gran valor para conocer la realidad de una época que marcó su vida. Nació en Granada en el año 893 de la Hégira, es decir, hacia 1487-1488 d.C. en el seno de una familia ilustrada (era hijo de Muhammed, que seria después el alamín de Fez) y se cree que murió cerca de 1554 d.C.; le toco vivir en una época en la que la población granadina, último enclave del al-Ándalus, vivía aislada y sin apoyo de los musulmanes africanos. En abril de 1490 comenzó el asedio de la ciudad por el ejército de los Reyes Católicos, y la plaza se rindió el 2 de enero de 1492, momento en que las tropas cristianas entraron en ella. Durante los primeros tiempos después de la toma, aunque las capitulaciones firmadas entre Boabdil y los Reyes Católicos garantizaban el mantenimiento de las leyes, ropas, religión y propiedades de los vencidos, la falta de cumplimiento aumentó el recelo de la población granadina. Los vencedores se habían comprometido a respetar las mezquitas, los bienes públicos y privados, las promesas   Arturo Sánchez Sanz León el Africano ISSN 1989-4988 http://www.claseshistoria.com/revista/index.html 3 duraron poco tiempo. La política de los nuevos señores favorecía el abandono de tierras y ciudades. Los musulmanes que continuaban viviendo bajo el poder de Castilla iniciaron el éxodo hacia el norte de África a partir de 1492. La familia de Hasán formó parte de los que tomaron el camino del destierro, cruzaron el mar y se instalaron en la ribera sur del Mediterráneo. En ambas orillas de este mar, que durante el siglo XVI fue el escenario del enfrentamiento entre fuerzas antagonistas, transcurrió la existencia de León el Africano, que emigró a la ciudad marroquí de Fez y allí vivió durante su  juventud. Durante aquellos años recibió una educación privilegiada, como miembro de una familia culta a la que pertenecían ´Abd Allah Al-Hasán Yusuf b. Mahd Al-Ziyati que fue comentador del poema gramatical Lamiya  de Idn Malik, y el geógrafo sevillano Abu Ali ibn Al-Ziyati; empezó a estudiar las letras árabes en uno de los dos colegios de dicha ciudad (la escuela coránica), que él mismo describe en su relato cuando habla de Fez, tras lo cual estudió lengua y religión, además de Retórica, Derecho y Poética en la Universidad de Al Karaouine de Fez, obteniendo el título de faqih . Pero también parece que trabajó durante dos años temporada en un maristan  (hospital y asilo) como notario (él mismo destacaba la importancia que en tiempos pasados tenían los hospitales y la decadencia que sufrían en su época, y hace referencia al salario que recibía, tres ducados mensuales por su trabajo), aunque sobre su vida solo disponemos de pocas y escasas fuentes fiables como son: los breves fragmentos que intercala sobre sí mismo a lo largo de su obra, una nota posiblemente suya que se haya en el manuscrito escurialense 595 que contiene un vocabulario arabico-hebreo-latino escrito por él, unas breves líneas que en su propia biografía Giov. Battista Ramusio añade al final de la dedicatoria de su obra Navigationi et viaggi   a M. Hierónimo Fracastoro, y una breve biografía que de él hace Juan Alberto Windmannstad que conoció al cardenal agustino Egidio de Viterbo a quien nuestro personaje dio lecciones de árabe. Parece que su padre le llevaba todos los años a visitar la tumba del santón Sidi Bu Yazza en Taghia, ciudad situada a ciento veinte millas de Fez en la región de Temesna, para implorar su auxilio contra el peligro de los leones; pero más tarde el propio Hasán visitaría dicho lugar en varias ocasiones para pedir lo mismo ya cuando fue mayor de edad. Durante sus años de estudio también se alojó cuatro años, durante el verano, en el castillo de Hubbed, situado a seis millas de Fez, ya que como él mismo reconoce en su obra era un lugar tranquilo, solitario, de buen aire y perfecto como lugar donde practicar y mejorar sus estudios, al cual también volvería años mas tarde ya que su padre había tenido arrendado muchos años el terreno del guardián del templo. Pero tras estos placidos años de juventud y estudio sin más pormenores comenzó, sin él saberlo, su verdadera aventura, cuando tan solo contaba con alrededor de dieciséis años de edad (1504), momento en que el rey de Fez le pidió a su tío (elocuente orador y elegante poeta según lo pinta el propio Hasán) que ejerciera el cargo de embajador ante el rey de Tombuctú (en ese entonces perteneciente al Imperio Songhay, y que constituía uno de los centros culturales y comerciales más importantes de  África) y Hasán decidió acompañarlo en su viaje a aquella ciudad; cuando se encontraban de camino en la región de Dara, parece que la fama de su tío   Arturo Sánchez Sanz León el Africano ISSN 1989-4988 http://www.claseshistoria.com/revista/index.html 4 llegó a los oídos del príncipe de Tenueues (montaña de la región de Hascora) que envió una carta al señor de Dara para que este le transmitiera a su tío el gran interés que este tenía por conocerle, pero como al ser un enviado del rey le estaba prohibido desviarse de su camino por cualquier motivo que retrasara su misión principal, decidió para no defraudar completamente al príncipe, enviar allí a su sobrino Hasán al no haber con su sequito una persona de mayor dignidad, con la misión de besar su mano en señal de respeto. Así, las circunstancias del viaje pusieron por primera vez de relieve las cualidades sobresalientes de Hasán al-Wazzan como cortesano y joven culto, como nos revelara su relato tras esta misión. De modo que nuestro protagonista se vio así galopando con varios acompañantes y dos caballos hacia aquel lugar, portando numerosos presentes (estribos y espuelas ricamente decorados, cordones de seda y un caro libro sobre la vida de los santos africanos), tardó cuatro días en llegar y fue muy bien recibido por el príncipe, al cual como de su propia parte no tenía nada que ofrecer para honrarle, había aprovechado el viaje para componer una canción en su honor que aquel recibió y escucho de buen grado, correspondiéndole a su marcha con dinero, tanto para él como para su tío y acompañantes, así como varios esclavos para que sirvieran a aquel en su misión. Tras este viaje regresó a Fez donde más tarde, y tras terminar sus estudios, realizaría el primero de los dos viajes que a lo largo de su vida le llevaron a Constantinopla, seguramente en este caso como parte de su peregrinación a La Meca.  Así, aun en su juventud, comenzó este viaje en el que paso por Arabia, parte de Egipto, Babilonia, parte de Persia, Armenia y parte de Tartaria; pero tras volver de Constantinopla entró al servicio de los últimos soberanos de la dinastía de los Banu Marín 1 , quizá por influencia de su tío. Más tarde, y ya en 1508, se unió a Xerif Muhammad cuando este consiguió muchos adeptos en las regiones de Sus y Haha tras proclamar la Guerra Santa contra los portugueses, es posible que durante este periodo desempeñara labores de secretario del propio Xerif ya que parece que formaba parte de su sequito, realizando incluso comisiones de la corte mientras atravesaban gran parte del Magrib. En este periodo participo en el intento de recuperar  Arzila a los portugueses 2 , acompaño al comisario del rey de Fez, encargado de cobrar a los habitantes de la ciudad de Tafza los costes que le habían supuesto al rey la campaña de pacificación de dicha región, pues ellos mismos eran quienes se lo habían pedido, acompaño al rey cuando este marchó sobre la ciudad de Efza y visitó en Sella los sepulcros de AL-Mansur, de sus sucesores y de los Merinidas, donde recogió por escrito lo que en sus epitafios se había grabado. Ya entre 1511-12 pasó por la ciudad de Magran y poco después paso por el monte Dedes (sus habitantes debieron de causarle muy mala impresión, porque del desprecio que sentía hacia ellos no deja duda en su relato) y viajo de Marruecos a Siyilmasa donde vivió siete meses en el castillo de Mamun y regreso a su ciudad natal 1  La dinastía bereber norteafricana más importante que surgió tras la caída y destrucción del Imperio Almohade y que gobernó buena parte del Magreb a partir de 1268.  2  Junto a los españoles, la corona portuguesa extendía su poder por la costa occidental africana y abría el territorio a las rutas comerciales del oro y del marfil.     Arturo Sánchez Sanz León el Africano ISSN 1989-4988 http://www.claseshistoria.com/revista/index.html 5 en Fez; pero no se quedó mucho tiempo ya que entre 1513-14 viajo a Hea y por el camino decidió unirse de nuevo a Xerif en Tesegdel, con quien viajo hacia la región del Sus (donde realizó algunos cometidos para el jerife de esta región, Ahmad al-Aray, fundador de la dinastía sa'di) y para el cual se encargó, junto con el canciller de aquel, de comprar esclavas para el príncipe. Tras ello participó en la batalla de bulahuan que se libró en la región de Duccala. En abril de 1515 paso por la ciudad de Teiieut en la región de Hea, que según nos cuenta fue poco después arrasada por los portugueses, y según paso el tiempo no dejo de viajar por aquellas regiones acompañando a Xerif, al que asistió y sirvió en numerosas ocasiones. Fue testigo de la reconciliación entre el rey de Fez y su primo, que tuvo lugar en Thagia, jurando ambos sobre la tumba del wali Sidi Bu Yazza, e incluso se entrevistó con Sidi Yahya ibn Tafut en Azafi y Tumeglast quizá para conseguir que este rompiera su alianza con los portugueses, y entre sus relatos nos habla también, entre otras muchas cosas, de las incursiones de Fernando el Católico en Bedis, en la costa del Rif y los movimientos de los corsarios españoles en la costa oriental. Tanto españoles como portugueses iban a encontrar en sus incursiones un Magreb dividido y en decadencia desde el punto de vista político, lo cual favorecía su penetración y permitía a estos establecer alianzas con las tribus rebeldes hacia los sultanes de Fez y Tremecén. Pero existía también a la vez, el antagonismo de amplios sectores de la población que vivían el renacimiento del espíritu religioso apoyado en las zawias, a lo cual habría que unir la afluencia de los musulmanes de al-Ándalus expulsados de la península, los cuales contribuyeron a acrecentar ese espíritu de lucha. Así pues, la vida de Hasán al-Wazzan transcurrió dentro de este marco entre el occidente y el oriente del Mediterráneo; entre los reinos cristianos y el califato otomano, y desde los primeros años de su vida, se vio envuelto en las tensiones políticas de su época. Es importante destacar que serian todos estos viajes los que le proporcionaron la información que más tarde utilizaría en el libro Descripciones de África , ya que su inteligencia despierta y la curiosidad abierta a lo que encontraba en sus recorridos le hacían recoger notas detalladas de todo lo que veía y de lo que le contaban, no perdiendo detalle de nada de lo que le acontecía ni de lo que contemplaba. Poco después acompañó a Muhammad, rey de Fez, a Monte Verde, de cuyo lugar nos ofrece una estampa llena de color sobre la vida del ejército pescando y cazando en un territorio virgen y exuberante, poblado de animales. Tras lo cual sus viajes continuaron ya que en 1516 acompaño a Muhammad, el rey de Fez en varios de sus viajes y participo en la batalla de Mahmora en la costa atlántica, entre la flota portuguesa y el ejército del hermano del rey de Fez, que acabó con la derrota portuguesa. Poco después volvió a Fez y en 1517 inició su segundo viaje a Constantinopla, pasando por Tlemcen, Argel y Bugia donde fue testigo del enfrentamiento entre las tropas de los Reyes Católicos y las de Barbaroja (la toma de Granada no sólo significó el final del al-Ándalus y de la Reconquista , sino además la continuación del avance de los reinos cristianos por la costa africana, donde iniciaron la ocupación de enclaves estratégicos); tras ello viajó a Túnez y de allí a Numidia hasta que llego a su destino en Constantinopla de donde, a su regreso, paso por
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks