GASTO Y FINANCIACIÓN DE LAS CASAS REALES DE FELIPE III Finance and expenses in Felipe Hl's Roy al Houses

Description
RESUMEN: La situación económica de las Casas reales en tiempos de Felipe III reflejó una de las características básicas de la Real Hacienda caste-llana: la acumulación de atrasos y débitos daba lugar a un pasivo que tenía que ser trasladado de

Please download to get full document.

View again

of 31
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

US History

Publish on:

Views: 9 | Pages: 31

Extension: PDF | Download: 0

Share
Transcript
  ISSN: 0213-2079 GASTO Y FINANCIACIÓN DE LAS CASAS REALES DE FELIPE III Finance and expenses in Felipe Hl s Roy al Houses Carlos Javier DE CARLOS MORALES Universidad Carlos III de Madrid Instituto Universitario «La Corte en Europa». Universidad Autónoma de Madrid. <carlos.carlos@uam.es>  RESUMEN: La situación económica de las Casas reales en tiempos de Felipe III reflejó una de las características básicas de la Real Hacienda castellana: la acumulación de atrasos y débitos daba lugar a un pasivo que tenía que ser trasladado de ejercicio en ejercicio. Esta dinámica no sólo era consecuencia de unos gastos corrientes crecientes, sino sobre todo de la ausencia de una fuente de sostenimiento fija a disposición del maestro de la cámara, cuya dependencia de la Tesorería general era causa del «déficit flotante» que debía manejar de año en año. Ante esta situación, en el reinado de Felipe III no dejaron de realizarse intentos para ajustar los ingresos y gastos y para dotar a las Casas reales de unos medios estables de sostenimiento, como la asignación de los millones. Pero las vicisitudes padecidas por la Real Hacienda impidieron la superación de la crónica falta de liquidez del erario, y determinaron que el recurso al crédito fuera una forma ineludible de financiación de las Casas reales. Palabras clave:  real hacienda, casas reales, gastos cortesanos, provisiones, maestro de la cámara. ABSTRACT: The economic situation of the Royal Houses in the times of Felipe the Third reflect one of the basic characteristics of the castilian Royal Treasury: the accumulation of arrears and debits caused liabilities that had to be transferred from financial year to financial year. These happenings were not only the consequence of growing ordinary expenses, © Ediciones Universidad de Salamanca Stud. his., H. a  mod., 28, 2006, pp. 179-209  i8o CARLOS JAVIER DE CARLOS MORALES GASTO Y FINANCIACIÓN DE LAS CASAS REALES DE FELIPE III but also the absence of a source of fixed maintenance at the chambermaster disposition, whose dependence of the general Treasury was the reason for a «floating déficit» he had to manage year after year. Confronted with this situation, during Felipe the Third's reign, there were any number of attempts to try to adjust the income and the expenses, and to provide the Royal Houses of stable means of maintenance, such as asigning the millions possessed. But the ups and downs suffered by the Royal Treasury didn't allow the overcoming of the chronic lack of settlement in the Treasury and stipulated that the option of loaning were the Royal Houses' unavoidable way of financing. Key words:  royal treasury, royal houses, courtly expenses, chambermaster. Una de las afirmaciones más reiteradas entre los tópicos historiográficos de su reinado atribuye a Felipe III un desmesurado aumento de los gastos cortesanos y, consiguientemente, del sostenimiento de la Casa real 1 . En efecto, a la luz de la documentación resulta patente que, en términos nominales, el gasto doméstico-personal de Felipe III y de la familia real se incrementó notablemente, dentro de una tendencia que se prolongó durante los siglos XVI y XVII (de unos doscientos mil ducados a comienzos del reinado de Carlos V, al millón y medio en tiempos de Carlos II), y así fue percibido tanto entonces por los coterráneos como actualmente se ha constatado en diversas aportaciones bibliográficas 2 . Sin embargo, estos recientes trabajos no han podido responder a algunas cuestiones con la profundidad y detalles que requería el tema. En parte, como 1. Este hecho, que en particular se relacionó con la privanza de Lerma, ha sido interpretado como uno de los factores que contribuyó a la decadencia económica castellana del siglo XVII, dado su carácter de gasto suntuario.  Cf  DOMÍNGUEZ ORTIZ, A.: «Los gastos de la corte en la España del siglo XVII», en  risis  y decadencia en la España de  los  Austrias.  Barcelona, 1969, pp. 75-96, constata dicho incremento, pero debate la interpretación de Trevor Roper sobre la cuantía proporcional de estos dispendios y sus consecuencias, y estima que fueron los esfuerzos militares los verdaderos responsables del declive. 2.  La primera aportación la realizó GILES TREWINNARD, R.:  The Household of the Spanish Monarch: structrure,  cost  and personnel, 1606-1665.  Ph. D. Tesis, Univ. de Gales,  Cardiff,  1991,  quien se ocupa de Felipe III en pp. 170-179. Posteriormente, el tema fue objeto de la tesis doctoral, posteriormente editada, de  JURADO  SÁNCHEZ,  J.:  El gasto de la Casa Real, su financiación y sus repercu siones hacendísticas  y económicas.  Madrid, 2000, que trata de dicho reinado enpp. 119-125 (de nuevo publicado bajo el título,  La economía de la corte. El  gasto  de la Casa real en la Edad Moderna  (1561-1808).  Madrid, 2005, pp. 98-102, el texto sobre Felipe III). Por otra parte, también ha aportado algunos apuntes interesantes sobre el gasto de las Casas, PULIDO BUENO, L:  La Real Hacienda de Felipe III.  Huelva, 1996, pp.  217-221. © Ediciones Universidad de Salamanca Stud. his., H. a  mod., 28, 2006, pp. 179-209  CARLOS JAVIER DE CARLOS MORALES GASTO Y FINANCIACIÓN DE LAS CASAS REALES DE FELIPE III 181 constatara Giles Trewinnard, esto se debe a que la documentación conservada del maestro de la cámara de Felipe III, Francisco Guillamás Velázquez, se encuentra hoy en día incompleta y deslavazada, como consecuencia de la inspección que sufrió en 1623. No obstante, Giles dispuso de la contabilidad global que fue ofrecida a la Contaduría Mayor por Guillamás, en la que éste personalmente calculó que entre enero de 1599 y abril de 1621 había recibido un cargo de 4.615.920.306,5 mrs (12.309.120 des); del otro lado, los cómputos globales de los oficiales contadores confrontaron un cargo de 4.831.481.404,5 maravedíes (12.833.950); de esta forma se puede observar que la media resultante del reinado hubo de estar situada en torno a los 600.000 ducados anuales 3 . Con mayor precisión, Jurado afirma que «el coste de la Casa Real a precios corrientes se multiplicó por cuatro entre la última década del siglo XVI y 1618» 4 . El gran impulso del gasto corriente de las Casas reales del rey y de la reina se produjo entre 1601 y 1604  (1601:  240.177 des; 1602: 563.125 des; 1603: 728.487; 1604: 606.406 de), y la tendencia alcista se prolongó hasta 1612 (1605: 601.452 des; 1606: 571.189 des; 1607:  619.756; 1608: 786.707 des; 1609: 757.221 des; 1610, 636.650 des; 1611: 1.250.235  des; 1612:  1.174.406  des). Pero entre 1613 y 1618 el montante se redujo casi en un 40 (1613:  814.862 des; 1614: 540.709 des; 1615: 701.139 des; 1616: 726.805 des; 1617: 718.031 des, 1618: 996.789 des). Ahora bien, cabe advertir que estas cifras, convertidas a valores constantes, ofrecen un panorama bastante más matizado: la evolución del coste del servicio palatino-personal de Felipe III y su esposa fluctuó del índice 100 en 1599 al índice 215 a mediados del reinado (1609-1613), para descender al 133,5 en los años finales 5 . Estas cifras, procedentes de un esfuerzo considerable por parte de Jurado Sánchez, resultan sumamente interesantes, pero han de ser objeto de diversas matizaciones. En primer lugar, si bien esta cuestión no tiene demasiada importancia, Jurado ofrece dichas cantidades en reales de vellón aunque las cuentas srcinales están en maravedíes. Como se acaba de ver, yo las he convertido a ducados para facilitar su comparación con otros gastos del reinado y con las cifras, que más adelante expondré, extraídas de la documentación del Consejo de Hacienda y de la Tesorería general de Castilla. En segundo lugar, dado que cuando he consultado el mismo legajo en el Archivo General de Palacio he comprobado que no constan los totales anuales, deduzco que Jurado ha sumado las cantidades parciales de las datas del maestro de la cámara, que sí constan; me parece un buen 3.  GILES TREWINNARD, pp. 171-173, al analizar los datos citados en AGPRM, Administrativa, leg. 6726, que considera incompletos, y leg. 6731, donde consta la revisión. 4.  JURADO SÁNCHEZ, J.:  El gasto de la Casa Real, su financiación...,  p. 119. 5.  JURADO SÁNCHEZ, J., pp.  120-121,  cuadros basados en la documentación de AGPRM, Administrativa, leg. 6726 (cuyo contenido comento en el párrafo siguiente); y AGS, CMC, 2. a  época, leg. 430. © Ediciones Universidad de Salamanca Stud. his., H. a  mod., 28, 2006, pp. 179-209  182 CARLOS JAVIER DE CARLOS MORALES GASTO Y FINANCIACIÓN DE LAS CASAS REALES DE FELIPE III procedimiento siempre y cuando se advierta que, por este motivo, en algunas ocasiones estos datos difieren de los manejados por el tesorero general, en cuya data figuraban los desembolsos efectuados al maestro de la cámara. Tercero, cabe indicar que tales cantidades parecen corresponder no sólo al total de la Casa borgo-ñona del rey y la Casa de la reina, sino también, tras su fundación, a la Casa del príncipe y altezas. En efecto, Guillamás, que acumuló los oficios de maestro de cámara y de tesorero de dichas Casas reales, centralizaba todos los pagos en una misma contabilidad. En cuarto lugar, la cuantificación anual plantea el problema de que las cuentas del maestro de la cámara representan el total de sus pagos de enero a diciembre, pero con frecuencia en un ejercicio se satisfacían atrasos e impagos de años anteriores. En quinto lugar, considero que carecemos de algunos datos que serían muy importantes para poder precisar y valorar en su verdadera medida el volumen total del gasto de las Casas, ya que no se recogen los pagos del tesorero general al ayuda de cámara, al limosnero mayor, y otras partidas cursadas con ocasión de viajes reales. Finalmente, hasta ahora poco sabemos de las fuentes de financiación que se emplearon y del destino que tuvieron los egresos, cuando este tema es sumamente importante para valorar las repercusiones del gasto de las Casas. En el presente estudio, pues, se abordaran estas cuestiones, manejando y confrontando la documentación emanada de las dos instituciones básicas en el proceso de sostenimiento económico de la Casa (la tesorería general de Castilla y, por otra parte, del maestro de la cámara), y las consultas del Consejo de Hacienda, donde se decidía el volumen y asignación de los pagos anuales. 1. UN  GASTO CRECIENTE  Y  UNAS CONSIGNACIONES INCIERTAS.  LOS  INICIOS  DEL REINADO  Y LA  JUNTA  DEL  DESEMPEÑO GENERAL Para ponderar debidamente la evolución nominal del gasto doméstico de Felipe III se impone comenzar como una breve síntesis de lo acaecido en tiempos de su padre 6 . A este respecto, se constata que la expansión del coste de este capítulo se experimentó en el primera década del reinado de Felipe II, como consecuencia de la ampliación y diversificación de las Casas de la familia real: en 1560 se estimaba ya en 385.815 ducados, de los que 250.000 correspondían a la Casa de Borgoña del rey; para 1565 se alcanzaban los 464.500 ducados, y 244.500 pertenecían a la misma. Pero durante las décadas siguientes se produjo prácticamente un estancamiento del valor corriente de tal egreso: así, por ejemplo, en 1591 el importe de la Casa de Borgoña se estimaba en 274.000 ducados, y el coste total de 6. Véase, CARLOS MORALES, C. J.: «El sostenimiento económico de las Casas de Felipe II», en La monarquía de Felipe II: la casa del rey.  Dir. J.  MARTÍNEZ  MlLLÁN y S. FERNÁNDEZ CONTI, 2 vols., Madrid, 2005,1, pp. 78-119. © Ediciones Universidad de Salamanca Stud. his., H. a  mod., 28, 2006, pp. 179-209  CARLOS JAVIER  DE  CARLOS MORALES GASTO  Y  FINANCIACIÓN  DE LAS  CASAS REALES  DE  FELIPE  III 183 las diversas Casas en 418.000 ducados. Entre 1588 y 1598, la media del gasto de la Casa de Borgoña se situó en unos 240.000 ducados anuales. En suma, podemos deducir que, tras su despegue en los primeros años del reinado, en tiempos de Felipe II el coste de las Casas se redujo en valores constantes, y también en términos rela-tivos bajó su proporción respecto al total del gasto ordinario de la Hacienda real. A comienzos del reinado de Felipe III el coste de las Casas, según unas rela-ciones de octubre de 1598 donde se recogían los gastos «forcosos y necesarios», se dividía en los siguientes apartados 7 : TABLA  1.  COSTE ANUAL  DE LA  CASA REAL, ESTIMADO  EN  OCTUBRE  DE 1598 CONCEPTO «Para  la  despensa ordinaria  de la  Casa  de su Majestad,  y  trigo para ella, cebada  y  paja para la caballeriza...». «Para  el  gasto estraordinario  de la  dicha despensa...». Gasto ordinario  de la  despensa  del  difunto Felipe  II  y  cereales para  la  acemilería  y  la caballeriza. Gajes  de  capellanes, cantores, oficiales, guardas, médicos, cirujanos, músicos, etc.,  que se pagan  por la  Casa  de  Borgoña. Salarios  de  mayordomos, gentiles hombres, costilleres. Gajes  de  criados  y  criadas  de la  Casa  de la infanta. Casa  de  los pajes. Distribuciones  de la  capilla. Salarios  de la  Casa  de  Castilla. TOTAL IMPORTE MENSUAL (Ducados) 6.000 2.000 5.000 MONTANTE ANUAL  mrs) 27.000.000 9.000.000 22.500.000 34.000.000 6.374.800 10.000.000 2.250.000 1.800.000 9.700.000 122.624.800 7. AGS, CJH, leg. 380, fajo  8. © Ediciones Universidad  de  Salamanca Stud.  his., H. a  mod., 28,  2006,  pp.  179-209
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks