ElMaestro-SanAgustín.pdf

Description
1, 2 DEL MAESTRO 539 esta n u e s t r a c o n v e r s a c i ó n . P e r o n o te c o n t r a d i r é si p i e n s a s q u e D E L M A E S

Please download to get full document.

View again

of 31
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Documents

Publish on:

Views: 4 | Pages: 31

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  DEL MAESTRO CAPITULO I FIN LID D  DEL  LENGU JE 1.  Agustín —¿Qué te parece que pretendemos cuando hablamos. Adeodato —Por lo que ahora se me alcanza, o enseñar o aprender. Ag —Veo que una de estas dos cosas, y soy de tu parecer; pues es evidente que pretendemos enseñar cuando hablamos; mas ¿cómo aprender? Ad —¿No crees que esto sea sólo preguntando? Ag —Entiendo que aun entonces no queremos otra cosa que enseñar. Porque, dime: ¿interrogas por otra causa que por enseñar a aquel a quien te diriges aquello que tú quieres? Ad —Es verdad. Ag —¿Ves, pues, ya que con la locución no pretendemos otra cosa que enseñar? Ad —No lo veo claramente; porque si hablar no es otra cosa que eaátir palabras, también lo hacemos cuando cantamos. Y ccnno lo hacemos solos muchas veces, sin que haya nadie que aprenda, no creo que pretendamos entonces enseñar algo. Ag —Mas yo pienso que hay cierto modo de enseñar mediante el recuerdo, modo ciertamente grande, como lo mostrará CAPUT I lOCUTIO AD QUID INSTITUTA 1.  Augustinus —Quid tibí videmur efficere velle cum loquimur? Adeodatus —Quantum quidem mihi nunc occurrit, aut docere, aut discere. Aug —Unum horum video et assentior: nam loquendo nos docere velle manifestum est; discere autem quomodo? ^(/.—Q u0  tándem censes, nisi cum interrogamus? Aúg —Etiam tune nihil aliud quam docere nos velle intelligo. Nam quaero abs te, utrum ob aliam causam interroges, nisi ut eum quera interrogas doceas quid velis? Ai —Verum dicis. Aug —Vides ergo iam nihil nos locutione, nisi ut doceamus appetere. ,4¿.—Non plañe video: nam si nihil est aliud loqui quam verba pro-mere, video nos id faceré cum cantamus. Quod cum soli saepe facimus, nullo praesente qui discat, non puto nos docere aliquid velle. Aug —Al  ego puto esse quoddam genus docendi per commemoratio-nem, magnum sane, quod in nostra hac sermocinatione res ipsa indica- 1, 2 DEL MAESTRO 539 esta nuestra conversación. Pero no te contradiré si piensas que no aprendemos cuando recordamos, ni que enseña el que recuerda; mas quede firme, desde ahora, que nuestra palabra tiene dos fines: o enseñar o despertar el recuerdo en nosotros mismos o en los demás; lo cual hacemos también cuando cantamos; ¿no te parece así? Ad —De ninguna manera; pues es muy raro que yo cante por recordarme y no más bien por deleitarme. Ag —Comprendo tu pensamiento. Mas no te das cuenta de que lo que te deleita en el canto no es sino cierta modulación del sonido; y porque esta modulación puede ( untarse con las palabras o separarse de ellas, por eso el hablar y el cantar son dos cosas distintas. Porque también se canta con las flautas y la cítara, y cantan también las aves, y aun nosotros a veces, sin palabras, emitimos cierto sonido musical, que merece el nombre de canto, mas no el de locución; ¿tienes algo que oponer a esto? Ad —Absolutamente nada. 2.  Ag —¿Te parece, pues, que la locución no tiene otro fin que el de enseñar o recordar? Ad —Lo creería, de no moverme a lo contrario el pensar que, al orar, hablamos, y que, no obstante, no se puede creer que enseñemos o recordemos algo a Dios. Ag —A mi parecer, ignoras que se nos ha mandado orar con los recintos cerrados, con cuyo nombre se significa lo interior del corazón, porque Dios no busca que se le recuerde o enseñe con nuestra locución que nos conceda lo que nosotros deseamos. Pues el que habla, muestra exteriormente el signo bit. Sed si tu non arbitraos nos discere cum recordamur, nec docere íllum qui commemorat, non resisto tibi: et duas iam loquendi causas constituo. aut ut doceamus, aut ut commemoremus vel alios vel nosmet-ipsos; quod etiam dum cantamus, efficimus: an tibi non videtur? Ad —Non prorsus: nam rarum admodum est, ut ego cantem córame-morandi me gratia, sed tantummodo delectandi. Aug —Video quid sentías. Sed nonne attendis, id quod te delectat in can tu modulationem quamdam esse soni; quae quoniam verbis et addi et detrahj potest, aliud est loqui, aliud est cantare? Nam et tibiis et cithara cantatur, et aves cantant, et nos interdum sine verbis musicum aliquid sonamus, qui sonus cantus dici potest, locutio non potest: ad quidquam est quod contradicas? Ad —Nihil sane. 2.  Aug —Videtur ergo tibi, nisi aut docendi, aut commemorandi causa non esse instihitam locutionem? Ad —Videretur, nisi me moveret quod dum oramus, utique loquimur; nec tamen Deum aut doceri aliquid a nobis, aut commemorari fas est credeve. Aug —Nescire te arbitror non ob aliud nobis praeceptum esse ut in clausis cubiculis oremus, quo nomine significantur mentís penetralia, nisi quod Deus, ut nobis quod cupimus praestet, commemorari aut doceri nostra ¡ocutione non quaerit. Qui enim loquitur, suae voluntatis signum  540 DEL MAESTRO 1,2 de su voluntad por la articulación del sonido; y a Dios se le ha de buscar y suplicar en lo íntimo del alma racional, que es lo que se llama «hombre interior»; pues ha preferido que éste fuese su terrnolo. ¿No has leído en el Apóstol: «Ignoráis que sois templo de Dios, y que el espíritu de Dios habita en vosotros», y «que Cristo habita en el hombre interior»? ¿Y no has advertido .en el Profeta: «Hablad en vuestro interior, y en vuestros lechos compungios. Ofreced sacrificios justos, y confiad en el Señor»? ¿Dónde crees que se ofrece el sacrificio de justicia, sino en el templo de la mente y en lo interior del corazón? Y donde se ha de sacrificar, allí se ha de orar. Por lo cual no se necesita de locución, esto es, de palabras sonantes, cuando oramos, a no ser tal vez, como hacen los sacerdotes, para manifestar sus pensamientos, no para que las oiga Dios, sino los hombres, y, asintiendo en cierto modo, se elevan hacia Dios por el recuerdo. ¿Piensas tú de otra manera? Ad. —Asiento completamente a ello. Ag. —¿Acaso no te preocupa el que el soberano Maestro, enseñando a orar a sus discípulos, se sirvió de ciertas palabras, con lo cual no parece hizo otra cosa que enseñarnos cómo se debía hablar en la oración? Ad. —Nada absolutamente; porque no les enseñó las palabras, sino su significado, con el que se persuadiesen a quién y qué habían de pedir cuando orasen, como dicho queda, en lo interior del alma. Ag. —Lo has entendido perfectamente; creo también que has advertido al mismo tiempo (aunque alguno defienda lo contra-foras daí per articulatum sonum: Deus autem in ipsis rationalis animae secretis, qui homo interior vocatur, et quaerendus et deprecandus est; haec enim sua templa esse voluit. An apud Apostolum non legisti:  Ne-scitis quia templum Dei estis, et spiritus Dei habitat in vobis 1 ;  et:  In interiore homine habitare Christum? 2  Nec in propheta animadvertisti: Dicite in cordibus vestris, et in cubilibus vestris compungimini: sacrifica-te sacrificium iustitiae ei sperate in Domino? Ubi putas sacrificium ius-titiae sacrifican, nisi in templo mentís et in cubilibus cordis? Ubi autem sacrificandum est, ibi et orandum. Quare non opus est locutione cum ora-mus, id est sonantibus verbis, nisi forte, sicut sacerdotes faciunt, signifi-candae mentís suae causa, non ut Deus, sed ut homines audiant. et con-sensione quadam per commemorationem suspendantur in Deum: an tu aliud existimas? Ad. —Omnino assentior. Aug. —Non te ergo movet quod summus Magister, cum orare doceret discípulos, verba quaedam docuit; in quo nihil aliud videtur fecisse. quam docuisse quomodo in orando loqui oporteret? Ad. —Nihil me omnino istud movet: non enim verba, sed res ipsas eos verbis docuit, quibus et seipsi commonefacerent, a quo et quid esset orandum, cum in penetralibus, ut dictum est. mentis orarent. Aug. —Recte intelligis: simul enim te credo animadvertere, etiamsi 1  1 Cor. 3,16. 2  Eph. 3,16-17. 3  Ps.  4,5-6. 2,  3 DEL MAESTRO 541 rio) que nosotros, por el hecho de meditar las palabras—bien que no emitamos sonido alguno—, hablamos en nuestro interior, y que por medio de la locución lo que hacemos es recordar, cuando la memoria, en la que las palabras están grabadas, trae, dándoles vueltas, al espíritu las cosas mismas, de las cuales son signos las palabras. Ad. —Lo entiendo y acepto. CAPITULO II EL  HOMBRE MUESTR EL  SIGNIFIC DO  DE LAS  P L BR S  POR LAS MISM S P L BR S 3.  Ag. —EstamoSj pues, ambos conformes en que las palabras son signos. Ad. —Lo estamos. Ag. — Y  bien: ¿puede el signo ser signo sin representar algo? Ad. —No lo puede. Ag. —¿Cuántas palabras hay en este verso:  Si nihil ex tanta superis placet urbe relinqui:  «Si es del agrado de los dioses no dejar nada de tan gran ciudad»? [1]. A¿. —Ocho. Ag. —Luego son ocho signos. Ad. —Así es. Ag. —Creo que comprendas este verso. Ad. —Me parece que sí. quisquam contendat, quamvis nullum edamus sonum. tamen quia ipsa verba cogitamus, nos intus apud animum loqui, sic quoque locutione nihil aliud agere quam commonere, cum memoria cui verba inhaerent, ea revolvendo facit venire in mentem res ipsas quarum signa sunt verba. Ad. —Intelligo ac sequor. CAPUT II V R ORÜM  SIGNIFICATUS NONNISI VERBIS AB HOMINE OSTENDITl R 3.  Aug. —Constat ergo Ínter nos verba signa esse. Ad. —Constat. Aug. —Quid? signum, nisi aliquid significet, potest esse signum? A d. —Non  p tes t. Aug. —Quot verba sunt in hoc versu:  Si nihil ex tanta Superis placee urbe relinqui?  1 Ad. —Octo. Aug. —Octo ergo signa sunt? Ad. —Ita est. Aug. —Credo te hunc versum ¡ntelligere. Ad. —Satis arbitror. [1] Para esta clase de notas entre corchetes véase  Notas  complement ri s  al final del tratado. 1  Aeneid 1.2 v.659.  542 DEL MAESTRO 2 :Í Ag. —Dime qué significa cada palabra. Ad. —Sé lo que significa  si mas no hallo otra palabra con que se pueda expresar su significado. Ag. —Al menos ¿sabes dónde reside lo que esta palabra significa? Ad. —Paréceme que  si  indica duda; mas si duda ¿en dónde se hallará si no es en el alma? Ag. —Conformes por ahora; mas sigue con lo restante. Ad. — Nihil ¿qué otra cosa significa sino lo que no existe? Ag. —Tal vez dices verdad; pero me impide asentir a ello lo que anteriormente has afirmado: que no hay signo sin cosa significada; ahora bien lo que no existe de ningún modo puede ser cosa alguna. Por tanto la segunda palabra de este verso no es un signo pues nada significa; y falsamente hemos asentado que toda palabra es signo o significa algo. Ad. —Me estrechas demasiado; pero advierte que cuando no tenemos que expresar algo es una tontería completa proferir cualquier palabra; y yo creo que tú al hablar ahora conmigo no dices ninguna palabra en vano sino que todas las que salen de tu boca me las ofreces como un signo a fin de que entienda algo; por lo cual tú no debieras proferir hablando estas dos sílabas si con ellas no significabas nada. Mas si por el contrario crees ser necesaria su enunciación y que con ellas aprendemos o recordamos algo cuando suenan en nuestros oídos ciertamente verás también lo que quiero decir y que no sé cómo explicar. Ag. —¿Qué haremos pues? ¿Diremos que con esta palabra más bien que una realidad—que no existe— se significa Aug. —Dic mihi quid singula verba significent. Ad. —Video quidem quid significet  si;  sed nullum aliud verbum quo id exponi possit invenio. Aug. —Saltem illud. invenís quidquid significatur hoc verbo ubinara sit? Ad. —Videtur mihi quod  si  dubitationem significet: iam dubitatio ubi nisi in animo est? Aug. —Accipio interim; persequere caetera. Ad. — Nihil quid aliud significat nisi id quod non est? Aug. —Verum fortasse dicis: sed revocat me ab assentiendo quod superius concessisti non esse signum nisi aliquid significet; quod autem non ^st nullo modo esse aliquid potest. Quare secundum verbum in hoc versu non est signum quia non significat aliquid; et falso Ínter nos con-stitit quod omnia verba signa sint aut omne signum aliquid significet. Ad. —Nimis quidem urges; sed quando non habemus quid significe-mus omnino stulte verbum aliquod promimus: tu autem nunc mecum lo-quendo. credo quod nullum sonum frustra emittis sed ómnibus quae ore tuo eiumpunt signum mihi das ut intelligam aliquid; quapropter non te oportet istas duas syllabas enuntiare dum loqueris si per eas non significas quidquam. Si autem vides necessariam per eas enuntiatio-nem fieri nosque doceri vel commoneri cum auribus insonant vides etiam profecto quid velim dicere sed explicare non possum. Aug. —Quid igitur facimus? An affectionem animi quamdam cum 2 4 UEL MAESTRO 543 una afección del ánimo producida cuando no ve la realidad y sin embargo descubre o le parece descubrir su no existencia? Ad.— Sin duda es esto lo que yo trataba de explicar. Ag. —Sea ello lo que sea dejemos esto no sea que demos en algún absurdo peor. Ad. —¿En cuál? Ag. —En que nos detengamos sin que  nada  nos detenga. Ad. —Ciertamente es una cosa ridicula y sin embargo no sé cómo veo que puede suceder; mejor dicho veo claramente que ha sucedido. 4.  Ag. —En su lugar comprenderemos más perfectamente si Dios lo permitiere este género de repugnancia; ahora vuelve a aquel verso e intenta según tus fuerzas mostrar el significado de las demás palabras. Ad. —La tercera palabra es una preposición ex en cuyo lugar podemos poner a mi entender de. Ag. —No intento que digas por una palabra conocidísima otra igualmente conocidísima que signifique lo mismo si es que lo mismo significa; mientras tanto concedamos que es así. Si este poeta en vez de  ex tanta urbe hubiera dicho  de tanta y yo te preguntase el significado de  de sin duda alguna dirías que  ex como quiera que estas dos palabras esto es signos significan una misma cosa según tú crees; pero yo busco no sé si una misma cosa lo que estos dos signos significan. Ad. —Paréceme que denotan como sacar de una cosa en que había habido algo que se dice formaba parte de ella ora no exista esa cosa como en este verso sucede que no existiendo iem non videt et tamen non esse invenit aut invenisse se putat hoc verbo significan dicimus potius quam rem ipsam quae nulla est? Ad. —Istud ipsum est fortasse quod explicare moliebar. Aug. —Transeamus ergo hinc quoquo modo se habet. ne res absui-dissima nobis accidaí. Ad. —Quae tándem? Aug. —Si nihil nos teneat et moras patiamur. Ad. —Ridiculum hoc quidem est et tamen nescio quomodo video pos-se contingere; imo plañe video contigisse. 4.  Aug. —Suo loco genus hoc repugnantiae si Deus siverit planius intelligemus; nunc ad ilhim versum te refer et conare ut potest caetera eius verba quid significent pandere. Ad. —Tertia praepositio est  ex pro qua  de  possumus ut atbitror. dicere. Aug. —Non id quaero ut pro una voce notissima aliam vocem aeque notissimam quae idem significet dicas; si tamen idem significat: sed interim concedamus ita esse. Certe si poeta iste non ex tanta urbe sed de tanta dixisset quaereremque abs te quid  de  significaret; díceres  ex cum haec dúo verba essent id est signa unum aliquid ut tu putas sig-nificantia: ego autem idipsum nescio quid unum quod his duobus sig-nis significatur inquiro. Ad.—  Mihi videtur secretionem quamdam significare ab ea re in qua fuerat aliquid quod ex illa esse dicitur sive illa non maneat ut in hoc  544 DEL MAESTRO 3,5 la ciudad, podían vivir algunos troyanos procedentes de la misma; ora exista, del mismo modo que nosotros decimos haber en África mercaderes de Roma. Ag. —Para concederte que esto es así y no enumerarte las muchas excepciones que, tal vez, se oponen a tu regla, fácil te es advertir que has explicado unas palabras con otras pala bras,  a saber,  unos  signos con otros signos y unas cosas comunísimas con otras comunísimas; mas yo quisiera que, si pue des,  me mostrases las cosas que estos signos representan. CAPITULO III Si PUEDE MOSTRARSE  LGUN COSA SIN EL  EMPLEO  DE UN  SIGNO 5.  Ad. —Admiróme de que no comprendas, o mejor, de que simules no comprender, serme absolutamente imposible dar una respuesta como tú la deseas; pues hete aquí que estamos en conversación, en la cual no podemos menos de responder con palabras. Pero tú preguntas cosas que, cualesquiera que ellas sean, no son palabras ciertamente, sobre las cuales, no obstante, me preguntas con palabras. Por tanto, interrógame lú primeramente sin palabras, para después responderte yo del mismo modo. Ag. —Arguyes con razón, lo confieso; mas si buscase la significación de estas tres sílabas,  parles  pared), seguramente me podrías mostrar con el dedo la cosa cuyo signo son estas tres ãsílabas, de tal manera que yo la viese, y esto sin proferir tú palabra alguna, sino mostrándola. versu, non manente urbe, poterant aliqui ex illa esse Troiani: sive ma-neat, sicut ex urbe Roma dicimus esse negotiatores in África. Aug. —Ut concedam tibi haec ita esse, nec enumerem quam multa fortasse praeter hanc tuam regulam reperiantur; illud certe tibi atten-dere facile est, exposuisse te verbis verba, id est signis signa, eisdemque notisslmis notissima: ego autem illa ipsa quorum haec signa sunt, mihi, si posse, vellem ut ostenderes. CAPUT III AN RES  LIQU MONSTB RI BSQUE SIGNO  POSSIT 5.  Ad. —Miror te nescire, vel potius simulare nescientem, respon-sione mea fieri quod vis omnino non posse; siquidem sermocinamur, ubi non possumus responderé nisi verbis. Tu autem res quaeris eas quae, quodlibet sint, verba certe non sunt, quas tamen ex me tu quoque verbis quaeris. Prior itaque tu sine verbis quaere, ut ego deinde ista condi-tione respondeam. Aug. —Iure agis, fateor: sed si quaererem istae tres syllabae quid significent, cum dicitur: Paries, nonne posses dígito ostendere, ut ego prorsus rem ipsam viderem cuius signum est hoc trisyllabum verbum demonstrante te, nulla tamen verba referente. 3 5 DEL MAESTRO 545 Ad. —Concedo que esto pueda hacerse sólo con los nombres que expresan o significan cuerpos, si esos mismos cuerpos están presentes. Ag. —¿Acaso llamamos al color cuerpo, y no más bien una cualidad del cuerpo? Ad. —Así es. Ag—  ¿Por qué, pues, podemos aquí demostrarlo con el dedo? ¿Es que añades a los cuerpos sus cualidades, de tal modo que, estando presentes, puedan ser enseñados sin palabras? Ad. —Yo, al decir cuerpos, quería que se entendiese todo lo corporal, esto es, todo lo que se percibe en los cuerpos. Ag. —Considera, sin embargo, si no hay también aquí alguna excepción. Ad. —Bien adviertes, pues no debí decir todo lo corporal, sino todo lo visible. Porque confieso que el sonido, el olor, el sabor, la gravedad, el calor y otras tantas cosas pertinentes a los sentidos, no pueden mostrarse con el dedo, si bien no pueden sentirse sino en los cuerpos, y, por tanto, son corporales. Ag. —¿No has visto nunca cómo los hombres casi hablan gesticulando con los sordos, y los mismos sordos preguntan con el gesto no menos, responden, enseñan, indican todo lo que quieren o, por lo menos, mucho? En este caso, no sólo las cosas visibles se muestran sin palabras, mas también los sonidos, los sabores y otras cosas semejantes. Y en los teatros, los histriones manifiestan y explican, por lo común, todas sus fábulas sin necesidad de palabras, representando una pantomima. Ad. —Nada tengo que contradecirte, sino que el significado Ad. —Hoc in solis nominibus quibus corpora significantur, si eadem corpora praesentia sint, fieri posse concedo. Aug. —Num colorem Corpus dicimus, an non potius quamdam corpo-xis qualitatem? Ad. —Ita est. Aug. —Cur ergo et hic dígito demonstrari potest? An addis corpori-bus etiam corporum qualitates, ut nihilominus etiam istae cum praesen-tes sunt, doceri sine verbis possint? Ad. —Ego cum corpora dicerem, omnia corporalia intelligi volebam, id est omnia quae in corporibus sentiuntur. Aug. —Considera tamen, utrum etiam bine aliqua tibi excipienda sint. Ad. —Bene admones: non enim omnia corporalia, sed omnia visibilia dicere debui. Fateor enim sonum, odorem, saporem, gravitatem, calorem, et alia quae ad caeteros sensus pertinent, quanquam sentiri sine corporibus nequeant, et propterea sint corporalia, non tamen digito posse mons-trari. Aug. —Nunquamne vidisti ut nomines cum surdis gestu quasi sermo-cineníur, ¡psique surdi non minus gestu, vel quaerant, vel respondeant, vel doceant, vel indicent aut omnia quae volunt, aut certe plurima? Quod cum fit, non utique sola visibilia sine verbis ostenduntur, sed et soni et sapores, et caetera huiusmodi. Nam et histriones totas in thea-tris fábulas sine verbis saltando plerumque aperiunt et exponunt. Ad. —Nihil habeo quod contradicam, nisi quod illud  ex non modo S.Jz. . 8
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks