DE LA MUERTE DEL AUTOR A LA MUERTE DEL ARTISTA: REFLEXIÓN CRÍTICA PARA UN DEBATE EN TORNO A LA FIGURA DEL AUTOR

Description
La "muerte del autor" se ha convertido en el paradima de la postmodernidad. El siguiente ensayo realiza un análisis crítico de tal expresión y las consecuencias de su aplicación en el mundo del arte contemporáneo. La tesis planteada es la

Please download to get full document.

View again

of 11
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Computer Science

Publish on:

Views: 8 | Pages: 11

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  Espacios rituales, Adrián Gómez, 2005  La muerte del autor se ha convertido en el paradigma de la postmodernidad. El siguien-te ensayo realiza un análisis crítico de tal ex-presión y las consecuencias de su aplicación en el mundo del arte contemporáneo. La tesis planteada es la siguiente: la muerte del autor trae consigo la muerte del artista y del crítico guras representativas de la autori -dad. Tales muertes generan el nacimiento de una nueva gura de poder que es el curador Con este texto se pretende aportar elemen- tos de reexión para un debate que apenas comienza en torno a la gura del curador Palabras clave Autor, artista, crítica, curador, estética, ciencias del arte, losofía del arte Barthes Foucault Eco Sontag, Foster. Key words Author artist critics curator aesthetics art sciences, art philosophy Barthes Foucault, Eco, Sontang, Foster . The authors death has become the pa - radigm of postmodernism The following essay shows a critical analysis of such ex - pression and its implications in the world of contemporary art The basic thesis is as fo - llows the authors death brings along the ar - tist and critics death who are representative gures of authority Those deaths generate the birth of a new power gure which is the curator This text intends to provide an initial debate regarding the gure of the curator Abstract  *Docente-investigador.Universidad Nacional de Colombia. Especia- lista en losofía del arte y estética PhD en artes y ciencias del arte  Preámbulo El siguiente ensayo es el resultado de una serie de reexiones que se desprenden de dos contextos principal -mente: el primero el académico, en el cual, gracias a la curiosidad y el rigor de mis discípulos de la Maestría en Historia y Teoría del Arte, la Arquitectura y la Ciudad y del seminario de pregrado Fundamentos en Ciencias del Arte y Crítica 1  he podido confrontar una serie de ideas y consolidarlas en este texto producto de varias lectu -ras y relecturas. El segundo contexto es el mundo del arte postmoderno local, en el cual la “Muerte del autor” se ha convertido en un paradigma de creación Estos dos contextos ampliamente relacionados entre sí me han dado la posibilidad de asumir una postura crítica sobre la idea de la muerte del autor Dicho esto vale la pena aclarar que asumir una postura crítica no signica estar en contra sino más bien pensar a profundidad un determinado problema. En estos términos, el texto que usted leerá a continuación indaga sobre la fórmula barthesiana la muerte del autor y sus consecuencias e implicaciones en el mundo del arte contemporáneo en particular en las artes plásticas y visuales. Alrededor de los años sesenta particularmente en Francia se comienza a cuestionar la gura de la Autori - dad A nivel políticosocial esa gura emblemática estaba encarnada en el general Charles de Gaulle presiden - te de la República antiguo miembro de la resistencia y liberador de la Francia ocupada por los nazis al nal de la Segunda Guerra Mundial Su gura paternalista comenzaba a resquebrajarse sobre todo en el imaginario de la juventud, que poco a poco se iba transformando en rebelde. Esta pequeña revuelta, semejante a la que rea-liza un adolescente cuando intenta cuestionar la autoridad paterna,, creó nuevas maneras de pensar y actuar en la generación de pensadores que van a inuir fuertemente las generaciones posteriores Entre ellos encon - tramos a Roland Barthes Susan Sontag Umberto Eco Michel Foucault y Giorgio Agamben Cada uno de ellos a su manera intentó pensar la noción de la autoridad encarnada en la gura del autor Sus teorías van encaminadas directamente al mundo literario. Sin embargo, con el “giro textual” 2  del arte a partir de la década del sesenta la literatura inuye al arte y este se lee de la misma manera Una obra de arte es en sí misma un texto en clara oposición a la pretendida autonomía del arte, como bien lo muestra Hal Foster, en su libro El retorno de lo real   (1996). De esta manera, lo que en un principio era encaminado al texto en sí, se aplica a la perfección al arte en general. En el contexto local la autoridad encarnada en la gura del autor en los términos en que los postestructura - listas lo entendieron llegó algo tarde pero comenzó de manera ecaz a hacer escuela En la década de los no -venta, desde las instituciones culturales y desde la academia 3 , comienza un llamado a la “muerte del autor” que termina instaurándose como paradigma de creación Se hablaba entonces de descentramiento  del yo, del olvido  del yo, del distanciamiento  del yo con respecto a la obra, para privilegiar la obra en sí y la experiencia donde el espectador dejaba de ser simple observador y pasaba a ser un verdadero actor y lector 4 . Esto generó una ruptura 1 Estos programas académicos se imparten en la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá.2 “El arte avanzado de los años sesenta estaba atrapado entre dos imperativos opuestos: por un lado, conseguir una autonomía del arte como demandaba la lógica dominante de la tardomodernidad por otra desbordar este arte autónomo hasta invadir un campo expandido de la cultura que será de naturaleza ampliamente textual textual por cuanto el lenguaje se hizo importante como en gran parte del arte conceptual y por cuanto devino primordial un descentramiento tanto del sujeto como del objeto como en gran parte del arte especíco para un sitio Foster Hal  El retorno de lo real  . La vanguardia a nales del siglo  Madrid Akal p  “Delante de Dios! Pero ese Dios está muerto! Hombres superiores, ese Dios era vuestro peor peligro. Es después que él permanece sepultado que ustedes han resucitado”. Friedrich Nietzsche  Así habló Zarathoustra. Es evidente que no basta repetir como armación vacía que el autor ha desaparecido.  Así mismo no basta repetir indenidamente que Dios y el hombre han muerto de muerte conjunta. Lo que habría que hacer, es localizar el espacio que de este modo deja vacío la desaparición del autor, no perder de vista la repartición de las lagunas y las fallas, y acechar los emplazamientos, las  funciones libres que esta desaparición hace aparecer. Michel Foucault  , ¿Qué es un autor?  36     F    o     t    o     /     C    a    r     l    o    s    M    a    r     i    o    L    e    m    a ,    L    a     h    u    e     l     l    a     d    e     l    c    a    m    a     l    e    ó    n    I    I ,     2     0     0    7  total con el individualismo moderno, y se comenzaron a crear una serie de grupos de artistas que se unían bajo un nombre, desdibujando las individualidades para pri-vilegiar la obra. Así surgen grupos como “Matracas”, “Nómada”, entre otros, que desarrollan obras colecti-vas, desdibujándo por completo la noción de autor. En el plano individual, una de las obras que más impacto generó fue la del artista Lucas Ospina, quién “ocultán- dose tras la falsa identidad de un heterónimo llamado Pedro Manrique Figueroa, crea el artista, su obra y lo instala como “el precursor del collage en Colombia”. Aún recuerdo que a mediados de los noventa, cuando vi esta obra, me preguntaba ¿cómo era posible que en los cursos de historia del arte colombiano no hubiesen mencionado el nombre de este artista?, y creo que eso le pasó a más de un espectador, sin duda alguna. El en-gaño estaba instalado. Esta obra, impregnada del dis-positivo dramático moderno de Edward Gordon Craig y literario de Fernando Pessoa 5  logra romper con la gu - ra hegemónica del autor quien termina ocultándose no detrás de un seudónimo, que como bien sabemos que es una máscara; algo que sucede con frecuencia en la literatura, sino detrás de otro “autor” u otra persona6. Además esta obra se ha nutrido de la participación de otros artitas como Francois Bucher y el cineasta Luis Ospina quien recientemente realizó una película (Un tigre de papel) en torno a la vida de Pedro Manrique Figueroa rearmando una vez más el desdibujamiento del autor, como eje central de la obra. Aquí radica la paradoja, eje central de la tesis de este ensayo: la muerte del autor no es una muerte real, sino simbólica. Como la muerte del padre en términos psicoa- nalíticos pues hasta ahora nadie dentro de los parametros normales a cometido un parricidio. Tal muerte simbólica, como lo explica la teoría freudiana con el Complejo de Edi-po, es una sustitución  de roles y no una muerte real. Es de-cir que, si en el mito el parricidio se comete, en la vida real ese parricidio es de orden simbólico. El niño enamorado de su madre, en los primeros años de la infancia usurpa el lugar del padre dado el alto grado de identicación que existe con él. Los postestructuralistas, impregnados de las teorías psicoanalistas, sabían perfectamente que esta muerte es totalmente simbólica. Es decir, que “la muer- te del autor no es una muerte real como mal se ha in -terpretado en los últimos años, sino por el contrario, una verdadera sustitución. Pues como bien lo dice Hal Foster, “tras la supuesta muerte del autor, se anunció el retorno de la gura heroica del artista y el arquitecto Es decir que tal muerte es en realidad un cambio de autoridad.Tal sustitución es similar a la operada por las revolu- ciones sociales históricas Por ejemplo en la Revolución Francesa en el siglo  , la burguesía usurpa el lugar de la nobleza; es el poder que cambia de manos. El equí- voco de considerar la muerte del artista como un hecho real ha generado escuela al punto de llegar a instaurar la muerte del artista , como personaje activo en el contexto cultural. Tal muerte del artista, simbólica, por supuesto, termina instaurando la hegemonía del curador donde el artista deviene un personaje gregario, a la espera de las directrices de quien ha asumido su vocería Esta tesis la demostraré en tres momentos. En un primer momento titulado “La muerte de la autoridad”, realizaremos una lectura profunda del texto de Roland Barthes titulado La muerte del autor En segundo mo -mento, veremos cómo “el artista como intérprete” pre-para la muerte del artista. Y en tercer y último momento, veremos cómo se instala lo que he denominado en un sentido barthesiano la autoridad del curador que termina desplazando la gura del autor o dicho de otra forma asume su posición luego de haberlo matado De esta manera, espero contribuir desde las ciencias del ar-te 8 , al debate que apenas comienza sobre el papel que desempeña la gura del curador en el contexto del arte contemporáneo. 1. La muerte de la autoridad El texto La muerte del autor de Roland Barthes es publicado por primera vez en 1968. En él, el autor pone en cuestión la noción de autoridad y para ello se reere a la noción de “tiranía del autor”, la cual según sus pre- ceptos hay que combatir Tal tiranía nos dice Barthes termina obstaculizando la lectura como experiencia y, condicionándola al punto de limitar la compresión de un texto a la vida del autor. Por ejemplo, el texto sobre Baudelaire de Jean-Paul Sartre 9 , nos muestra cómo para el lósofo es más importante hablar sobre la persona, que en últimas puede explicar la obra, y no hablar sobre la obra del poeta propiamente dicha 3 Hay que anotar que esto sucede desde un punto de vista práctico y no propiamente teórico; la falta de rigor intelectual por parte de los jóvenes artistas, al analizar estas posturas postestructuralistas, generó una apología a “la muerte del autor” y no propiamente una postura crítica. Lo que término, según mi tesis, abonando el terreno para la posible desaparición del artista y el nacimiento de la gura del curador, que termina instaurando una nueva “tiranía”.  La fórmula barthesiana de  la muerte del autor  tiende a generar una nueva recepción de la obra de arte donde lo que importa es la lectura de la obra, y no lo que pueda decir el autor de su obra. En otros términos es el resurgimiento del lector como gura hegemónica 5 Para indagar sobre este tema consultar mi tesis de maestría: Du nomadisme. Vers une esthétique du potentiel nomadique de la literature et de l’art  . (1998). Depósito de tesis de la Biblioteca Luis Ángel Arango.6 Etimológicamente la palabra persona alude a la máscara que se utilizaba antiguamente en el teatro. 7 Hal Foster. Op. cit., p. 75.8 Las Ciencias del Arte, ampliamente enraizadas en las universidades europeas en particular en las francesas tienden ha ampliar el campo de la teoría del arte, limitadas en nuestro contexto a la estética y a la historia del arte Hasta el año pasado se inaugura el Grupo de Investigaciones en Ciencias del Arte -GICA adscrito a la Universidad Nacional de Colombia y reconocido por Colciencias httpfacartes unal.edu.co/gica/ 9 Sartre, Jean-Paul. (1984). Baudelaire . Prólogo de Michel Leiris traductor Aurora Bernárdez Madrid Alianza Editorial 10 Benjamin, Walter. (1979). Charles Baudelaire . París: Editions Payot. La traducción es mía. [Hay traducción castellana, con diferente título  Barthes Roland  El susurro del lenguaje . Barcelona: Paidós. 37 Ricardo Arcos-palma  Es decir que es la anécdota biográca el principal ele -mento de análisis. Lo contrario sucede con el famo- so texto de Walter Benjamin Charles Baudelaire un poeta lírico en el apogeo del capitalismo” 10 , donde el lósofo si bien es cierto también se apoya en aspec - tos biográcos del poeta francés va más lejos en su análisis y se detiene en la obra Barthes parece com -partir la postura benjaminiana, donde en últimas es la escritura lo que importa, el poema, la novela, la obra de arte.  La escritura es la destrucción de toda voz, de todo srcen (...) la voz pierde su srcen, el autor en-tra en su propia muerte, comienza la escritura 11 . Esta frase de Barthes nos muestra cómo el autor comienza a desaparecer a medida que la obra surge. Pr ejemplo, el escritor William Ospina desaparece a medida que su personaje Ursúa  deviene el héroe del relato. La voz del escritor enmudece a medida que la escritura se hace Algo parecido sucede con la plásti -ca. Cuando Constanza Camelo realiza su obra Punto de stress  (2005), en una estación del metro canadien-se, no es ella quien vestida de mujer ejecutiva, se corta el pelo hasta la raíz en un círculo amarillo dispuesto como tapete muy cerca de una pared. La artista de-viene otra, en una clara anulación de su mismidad y en un contexto donde lo femenino deviene punto de cuestionamiento. La gura del autor es un legado del positivismo En la Edad Media, por ejemplo, el artista tendía a la cons-titución de la obra colectiva. Las catedrales se levanta-ban en nombre del creador del mundo, y los “artistas” ocupaban un segundo lugar en la escala de la creación, pues el máximo creador es Dios. Sin embargo, ya en la Antigüedad Clásica veíamos la gura del artista como autor comienza a tener un cierto prestigio dentro de la sociedad El relato sobre Zeuxis y Parrhasios demues -tra el estatus que ocupaban esos personajes al interior de su comunidad. Pero es en el Renacimiento cuando la gura del au - tor adquiere mayor importancia luego que la gura del genio fuera acuñada. El artista, emparentado con la divinidad se convierte en una gura hegemónica 12 . El “divino” Bunarrotti era así conocido por su geniali-dad como escultor, dibujante y pintor. Y así fue adu-lado por los príncipes y particularmente por el Papa Jules II. El autor tenía la facultad de convertir todo lo que tocaba en oro como el Rey Midas Eso hace que su obra sea tenida en cuenta, claro está, pero por deba- jo de la persona. El mito del artista se aanza y comienza la era del au-tor como productor de artefactos y de textos de gran valor cierto pero sin igualar la genialidad. En ocasiones es tan fuerte la imagen que genera la persona del artista, que se termina dejando de lado la obra en sí. El autor es un personaje moderno, producido induda-blemente por nues-tra sociedad, en la medida en que ésta, al salir de la Edad Media y gracias al empirismo inglés, el racionalismo francés y la fe personal de la Reforma, descubre el prestigio del individuo o, dicho de manera más noble de la persona hu -mana”. Es lógico, por tanto, que en materia de literatura sea el positivismo, resumen y resultado de la ideología capitalista el que haya concedido la máxima importancia a la “persona” del autor 13 .   El individualismo, como rasgo característico del po- sitivismo hace de la persona del autor un ser que pro -duce obras u objetos que van a ser consumidos gracias al prestigio de su nombre La gura del autor cobra importancia gracias al valor que se le asigna al nom-bre. Pablo Picasso en ocasiones es más conocido por sus aventuras amorosas por sus conictos personales y las leyendas que le rodean, que por su obra en sí, que termina en un segundo plano. Es frecuente encontrar, aún hoy a historiadores que nos hablan de Picasso y no propiamente de su obra Como dice Barthes la persona humana es la que ocupa el centro de la es -cena creativa. Es el sujeto que desplaza al objeto a un segundo plano. Y en este sentido la obra permanece oculta fuera de la experiencia del otro.En estas condiciones es la obra que es silenciada en benecio de la voz del autor que se instaura como autoridad. Así la voz del autor resuena en el contexto de la experiencia estética, imposibilitando que el es-pectador y el lector puedan encontrar su propia voz en el relato, en la obra. En la experiencia estética, es la obra la que debería hablar transmitir y no el autor a través de su obra. Es decir, que la obra se convierte, no en una extensión de la voz del autor, sino en una pp. 65-66.12 Para ampliar este tema recomiendo el documento invaluable de los esposos Wittkower Rudolf y Margot  Nacidos bajo el signo de Saturno: genio y temperamento de los artistas desde la Antigüedad hasta la Revolución Francesa.  traducción de Deborah Dietrick Edición a Madrid Ediciones Cátedra Este texto lo hemos estudiado con mis alumnos de teoría del arte y fundamentos de ciencias del arte y crítica, en el programa de pregrado de la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Colombia. pues nos ayudó a comprender la evolución de la gura del artista y por supuesto a entender el papel desempeñado por el autor.13 Ibíd., p. 66. 14 Ibíd. 38 Calle 14 / De La muerte del autor a la muerte del artista
Related Search
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks