APROXIMACIÓN antropologica a la filosofia de la historia de Kant

Description
APROXIMACIÓN antropologica a la filosofia de la historia de Kant

Please download to get full document.

View again

of 10
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Information
Category:

Presentations

Publish on:

Views: 3 | Pages: 10

Extension: PDF | Download: 0

Share
Tags
Transcript
  APROXIMACIÓN ANTROPOLÓGICA A LA FILOSOFÍA DE LA HISTORIA EN KANT Jornades de Foment de la Investigació Autor  Joaquín GIL.  2 Aproximación antropológica a la losofía de la historia en kant ÍNDICE 1. Introducción ......................................................................... 3 2. La naturaleza humana ...................................................... 4 3. La disposición natural al bien ......................................... 5 4. El plan oculto de la Naturaleza ....................................... 6 5. La “insociable sociabilidad” ............................................ 7 6. Conclusión ............................................................................ 9 12. Bibliografa .......................................................................... 10  3 Aproximación antropológica a la losofía de la historia en kant 1. INTRODUCCIÓN Kant inicia en 1770 el conocido como “período crítico”, en el que se pregunta sobre las condiciones trascen-dentales de posibilidad en torno a cuatro preguntas con las que intenta delimitar el campo de la Filosofía: ¿Qué puedo conocer?, ¿Qué puedo hacer?, ¿Qué me cabe esperar?, ¿Qué es el hombre? Y en la introducción de su  Lógica encontramos ya señaladas lo que constituirá la base para responder a tales preguntas:  A la primera pregunta responde la Metafísica; a la segunda, la Moral; a la tercera la Religión, y a la cuarta, la Antropología. Pero, en el fondo, se podría considerar todo ello como perteneciente a la Antropología,  pues la tres primeras preguntas se reeren a la última 1  .   En este sentido, la reexión sobre el ser humano es lo que da unidad a todo su proyecto losóco, y por ello hemos de considerar que la reexión antropológica es indispensable para comprender en profundidad el signicado y alcance de su pensamiento. Por tanto, la nalidad del presente trabajo es establecer una clara conexión entre esa tercera pregunta y las bases antropológicas que la denen. Hemos de considerar que tal pregunta (¿Qué me cabe esperar?) tiene un sentido escatológico: la losofía de la religión, pero también la de la historia, tratan en Kant de delinear el destino del hombre y las condiciones y posibilidades de su realización. Por tanto, el “qué” de la pregunta guarda relación con el destino del género humano en su conjunto, con la nalidad a la que apuntan sus acciones morales. Y aunque el propio Kant es -  pecica en la cita arriba mencionada que la Religión es la que da respuesta a la pregunta sobre la esperanza, tal respuesta no puede agotarse en la mera dimensión religiosa. Pues el n ( telos ) al que apunta la Religión racional para el ser humano exige también la acción social y política para hacerse realidad en la Historia, a través del tiempo 2 . En cualquier caso, el núcleo del pensamiento kantiano, como hemos apuntado, lo constituye una reexión antropológica, en la que la libertad y la autonomía del ser humano se conguran como elementos esenciales, indispensables e irrenunciables. Pues constituyen, en última instancia, la condición de posibilidad de la ac -ción moral. Libertad y autonomía son, así, las capacidades del ser humano para determinarse a obrar según leyes de otra índole que las naturales; esto es, leyes que son dadas por su propia razón 3 . 1  I. Kant (1800): Logik, en KantsWerke Akademie Textausgabe, Vol. IX, Walter de Gruyter & Co., Berlin, 1968, p. 25. 2  De la lectura de La religión dentro de los límites de la sola razón, así como de gran parte de los opúsculos kantianos sobre lo - sofía de la historia (o historia losóca, tal y como al propio Kant gusta denominar), podemos concluir que la razón práctica exi -ge, en tanto que idea regulativa y normativa, como horizonte, la realización -por medio de la Historia y del progreso moral- del “reino de los nes” en la tierra y del dominio del principio del bien, existente en el género humano como disposición srcinaria. 3 Son conocidas las palabras de Kant en este sentido, como por ejemplo las que expresara ya en 1784: “La ilustración es la libera -ción del hombre de su culpable incapacidad. […] Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tutela de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón!: he aquí el lema de la ilustración” (“¿Qué es la ilustración?”, en Filosofía de la Historia, FCE, Barcelona, 2000, p.25.)  4 Aproximación antropológica a la losofía de la historia en kant Por ello, la reexión sobre el hombre y su naturaleza, desde la antropología losóca, es indispensable para entender en qué medida puede realizarse el destino último del género humano proyectado por Kant a partir de sus disposiciones naturales y constitutivas, llamadas a actualizarse mediante el devenir histórico y cierta actitud teleológica de la Naturaleza. 2. LA NATURALEZA HUMANA Kant, cuando trata de denir la naturaleza humana, no puede prescindir de aquello que constituye el núcleo de su losofía práctica. Y por ello, en  La religión dentro de los límites de la sola razón  explicita claramente que ( …) por naturaleza del hombre entenderemos tan sólo el principio subjetivo del uso de su libertad en general (bajo leyes morales objetivas), principio que antecede a toda acción que cae bajo los sentidos y que puede residir donde sea. Pero este principio subjetivo debe ser siempre, a su vez, un acto de libertad  4 . En este sentido, cuando en la misma obra Kant constata y arma, a diferencia del optimismo rousseauniano, que existe una maldad radical en el ser humano, que éste “es malo por naturaleza” 5 , hemos de tener aquí mucho cuidado con lo que se quiere decir. Para Kant el ser humano viene denido por dos principios que coexisten en su naturaleza: un principio del  bien –que es una disposición, cualidad a la que se tiende, srcinaria- y un principio del mal –una propensión, inclinación, subjetiva-. Por tanto, si consideramos la denición de naturaleza humana que el propio Kant nos  proporciona, podemos observar que es el propio individuo el que elige libremente como máxima de su volun - tad entre un principio subjetivo del bien o del mal (con respecto a la ley moral objetiva), siendo ambos princi -  pios (tanto el del bien como el del mal), innatos al ser humano. Pues en caso de que éstos no existieran ya en el individuo de forma innata, el libre albedrío se vería necesariamente constreñido. Así pues, tal propensión al mal, al ser subjetiva, no es por tanto un principio de la Naturaleza, sino del libre albedrío de cada uno. Pero en la medida en que es común a todos, en tanto que posibilidad de libre elección, es también innata.En cualquier caso, que en el hombre conviva un principio del bien y uno del mal, eso no lo hace aún moral- mente bueno o malo. Sino que, únicamente tomando libremente por máxima suya el bien o el mal, el hombre se hace a sí mismo bueno o malo. Es decir, la coexistencia de ambos principios constituye la condición de  posibilidad de la naturaleza humana: su autonomía radical.Desde esta perspectiva, la propensión al mal del individuo, para Kant, no puede tratarse de una debilidad en dominar los incentivos de los sentidos (en tanto que ser fenoménico), sino de la “maldad” –que supone pre- meditación- de adoptar libremente como máxima el quebrantamiento del deber exigido por la ley moral 6  . 4  I. Kant (1793): La religión dentro de los límites de la sola razón, PPU, Colección NÓESIS, Barcelona, 1989, p. 37. El subrayado es propio. 5 Ibid., pp. 47 ss. 6 Ibid., pp. 45 ss.  5 Aproximación antropológica a la losofía de la historia en kant 3. LA DISPOSICIÓN NATURAL AL BIEN Pero centrémonos ahora en las disposiciones srcinarias al bien, las cuales, desde la comprensión antropológica, nos permitirán inferir su carácter determinante en la losofía de la historia kantiana. Respecto a estas disposiciones, el lósofo de Konigsberg realiza varias clasicaciones, destacando especialmente las que recoge en  La religión dentro de los límites de la mera razón y en la  Antropología en sentido pragmático . En la primera de estas obras, Kant distingue 7 : - Una disposición vinculada al impulso y al instinto (animalidad).- Una disposición vinculada a la razón en general (humanidad).- Una disposición vinculada a la razón práctica (personalidad).  A su vez, en la A ntropología , centrándose ahora en lo que distingue especícamente al ser humano del resto de animales, Kant enumera otras tres disposiciones, en tanto que ser racional:- Disposición técnica- Disposición pragmática- Disposición moral Con estas dos clasicaciones, y siguiendo a Pérez Quintana 8 , podemos establecer una síntesis entre ambas, distinguiendo cuatro disposiciones naturales al bien:- Disposición para la animalidad  : En tanto que ser viviente, y que se maniesta en la tendencia e impulso a la propia conservación, la propagación de la especie y en el instinto social.- Disposición técnica : Que se maniesta en la capacidad de manejarse mediante la razón teórica e instrumental - Disposición  pragmática : Que se maniesta en la capacidad “para utilizar diestramente a otros hombres de acuerdo con sus propias intenciones” 9 . Esta disposición, mediante el “egoísmo bien entendido” 10  y la “inso-ciable sociabilidad” 11 , es la que permite el desarrollo de la civilización y de la sociedad civil reglada por una constitución 12 .-Disposición moral  : Es la “capacidad de obrar respeto de sí y de los demás con arreglo al principio de la libertad bajo leyes” 13 . 7  Ibid, pp. 41-44. 8 A. Pérez Quintana (1999): “Una disposición natural al bien”, en R. Aramayo (comp.), Ética y antropología: un dilema kantiano, Ed. Comares, Granada, pp. 93.94.   9 I. Kant (1798): Antropología en sentido pragmático, Tecnos, Madrid, 1991, p. 278. 10  I. Kant (1798): “Replanteamiento sobre la cuestión de si el género humano se halla en continuo progreso hacia lo mejor”, en I. Kant, Filosofía de la Historia, Tecnos, Madrid, 2006, pp. 96.   11  I. Kant (1784): “Ideas para una historia universal en clave cosmopolita”, en I. Kant, Filosofía de la Historia, Tecnos, Madrid, 2006, p.8.   12 Cf. Ibid., pp. 10-11; y I., Kant: La religión dentro de los límites de la sola razón, op. cit., pp. 42-43.   13  I. Kant: Antropología en sentido pragmático, op. cit., p. 278.
Related Search
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks